Desairan VI informe de Mario Marín; sólo asisten tres gobernadores del PRI

jueves, 27 de enero de 2011

PUEBLA, Pue., 27 de enero (apro).- A cuatro días de que concluya su mandato, el gobernador Mario Marín Torres rindió su último informe ante un auditorio semivacío. Pese a esto, el mandatario se conmovió hasta las lágrimas al concluir su mensaje y asegurar que deja un estado “con seguridad pública, tranquilidad social y en progreso”.
    A unos minutos de que Marín iniciara su mensaje, más de las dos terceras partes de las sillas que fueron colocadas en el Centro Expositor y de Convenciones --obra cumbre del sexenio, apenas inaugurado este 25 de enero-- lucían vacías. Incluso, algunos empleados retiraron varias filas traseras, en un intento por que el “desaire” fuera menos notorio.
    De hecho, la mayoría de los asistentes eran burócratas estatales que fueron obligados a acudir en sus horas de servicio. Fue evidente la ausencia de campesinos, jóvenes, colonos y demás sectores populares que en otros eventos eran “acarreados” por dirigentes de sectores priistas, ahora resentidos por la derrota electoral del 4 de julio del año pasado.
    En contraste, el panista Rafael Moreno Valle Rosas confirmó que tendrá 15 mil invitados en la ceremonia del próximo martes, cuando rinda protesta como gobernador constitucional de Puebla.
    Entre los invitados especiales, Marín contó con la presencia de dos gobernadores en funciones: Enrique Peña Nieto, del Estado de México; y Mariano González Zarur, de Tlaxcala, así como del mandatario electo de Hidalgo, José Francisco Olvera Ruiz.
    También estuvieron el exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz; Beatriz Paredes Rangel, aún líder nacional del PRI; y los exgobernadores de Puebla, Melquíades Morales Flores y Manuel Bartlett Díaz.
    Afuera del Centro Expositor, más de dos mil policías cercaron con vallas metálicas la zona para impedir que los participantes de tres protestas llegaran hasta la sede del Informe.
    Los manifestantes eran personas defraudadas por cajas de ahorro, locatarios del mercado Morelos y habitantes de Izúcar Matamoros, quienes al no lograr llegar hasta el Centro Expositor, decidieron bloquear el boulevard 5 de Mayo y las calles que convergen a la Casa de Gobierno, conocida como Casa Aguayo.
    En su mensaje, que duró alrededor de una hora y media, Marín afirmó que deja sentadas las bases para nuevas etapas de desarrollo de esta entidad.
    “Hemos avanzado en la respuesta a nuestras necesidades, pero también hemos sentado las bases para colocar los cimientos de una nueva etapa, cuyos efectos se verán en los próximos años”, declaró.
    Marín aseguró que “cumplió cabalmente” con su compromiso de no interferir en el proceso electoral del año pasado y a respetar la voluntad ciudadana, la cual marcó la alternancia política, por primera vez, en la historia de Puebla.
    “Deseo que esa expresión democrática, sirva a los propósitos comunes de todos los poblanos, y que en la nueva convivencia prevalezcan el diálogo, la racionalidad política, el acuerdo y la prosperidad”, apuntó.
    “Estoy seguro, que con la fortaleza que nos dan nuestras raíces poblanas y una larga historia de trabajo, Puebla seguirá avanzando. Anhelo sinceramente que así sea para bien de las futuras generaciones de Puebla”, dijo Marín.
    Al concluir la lectura de su mensaje, el mandatario se llevó las manos a la cara para limpiar sus lágrimas.

Comentarios