Presuntos porros del PRI se enfrentan a opositores al paso a desnivel en Mérida

lunes, 4 de julio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Decenas de heridos, entre ellos el cónsul de Holanda en Mérida, fue el saldo que dejó un enfrentamiento ocurrido la tarde de este lunes entre presuntos porros priistas y un grupo de manifestantes que se opone a la construcción de un distribuidor vial en la avenida Paseo de Montejo, en la capital yucateca. El cónsul honorario de Holanda en Mérida, José Enrique Gutiérrez López, fue trasladado a un hospital de la capital yucateca a causa de un infarto que le provocó el enfrentamiento. La protesta de los vecinos inició en la madrugada alrededor de la llamada Glorieta de la Paz. Ahí, expresaron su oposición a la construcción de un distribuidor vial que el ayuntamiento priista de Mérida encargó a la empresa Proser, que este día iniciaría los trabajos de la obra conocida como “paso deprimido”. De acuerdo con testigos, los agresores, vestidos de negro, portaban palos, piedras y botellas, forman parte de un grupo de choque del PRI al servicio de la alcaldesa de Mérida, Angélica Araujo. La consejera ciudadana de la Comisión de Derechos Humanos de Yucatán, Marisol Canto Ortiz, testigo de los sucesos, relató a la agencia Apro que grupos de vándalos comenzaron a atacar a los manifestantes, poco después que una camioneta roja intentó atropellar a los manifestantes que se oponen a la construcción del “paso deprimido”. “La policía y los grupos antimotines no frenaron el paso de los vándalos. Golpearon a varias mujeres. Yo vi cuando al licenciado Orlando Pérez Moguel –representante del PAN ante el órgano electoral del estado-- lo patearon en la calle. Me interpuse, pero no me hicieron caso. Continuaron golpeándolo. A otra muchacha también la patearon en el suelo”, afirmó Canto Ortiz. La consejera relató que eran entre 20 y 30 jóvenes que arrastraron y golpearon a los manifestantes. Algunos se amarraron a los árboles del Paseo de Montejo para, al grito de “¡No al túnel!”, pretendían impedir el paso de la maquinaria que iba a iniciar la obra. Entre los presentes en la protesta estuvo la senadora panista Beatriz Zavala Peniche, excandidata a la alcaldía de Mérida, quien denunció que la alcaldesa priista Angélica Araujo mandó a golpear a los manifestantes. En entrevista con Joaquín López Dóriga, Araujo negó que existieran heridos. “Somos la ciudad de la paz”, afirmó, a pesar de que decenas de fotografías documentaron los golpes y las patadas contra los manifestantes. Blanca Estrada, dirigente de colonos, afirmó que esta violencia constituye “una mentada de madre contra los ciudadanos”. “Esa es la esencia del verdadero PRI que no cambia, aunque le hagan fotoshop”, afirmó. Estrada y otras manifestantes impidieron el paso de la maquinaria de la empresa Proser. Hasta el momento, se encuentran suspendidas las obras que han generado duras críticas de organismos empresariales como la Cámara de Comercio, el Colegio de Arquitectos, grupos de vecinos y el Frente Cívico Familiar. Los simpatizantes del PRI afirmaron en las redes sociales que la protesta estuvo “manipulada por el PAN”, y justificaron el uso de los grupos de choque para que “dejen trabajar” a la alcaldesa Angélica Araujo.

Comentarios