Policías reprimen peregrinación guadalupana en Guerrero

jueves, 13 de diciembre de 2012
CHILPANCINGO. Gro., (proceso.com.mx).-  Tres comerciantes que participaban en una “peregrinación guadalupana” en pleno centro de Acapulco sufrieron heridas de bala durante una gresca protagonizada entre feligreses y policías municipales, quienes accionaron sus armas de fuego para tratar de contener a los civiles. Por ello, 25 uniformados fueron consignados ante el Ministerio Público del fuero común para que se deslinden responsabilidades. La agresión policíaca se registró a las 20 horas de ayer, cuando un grupo de aproximadamente 400 comerciantes caminaba  a la iglesia ubicada en el zócalo porteño, lanzando cohetes al aire y activando pirotecnia (“quemando toritos”) sobre la calle Jesús Carranza, ubicada a una cuadra de la principal vía turística del puerto, la avenida Costera Miguel Alemán, indican reportes oficiales. Enseguida, policías municipales intentaron decomisar los explosivos y se desató una gresca donde comerciantes y uniformados se liaron a golpes. Fue entonces cuando los uniformados dispararon al aire y al piso como mecanismo para disuadir a los enardecidos católicos. No obstante, las esquirlas de los proyectiles lesionaron a tres feligreses, identificados como José Antonio Marcos, de 30 años; Germán Ruiz, de 32 y otro más conocido como Nicolás El Pescador, refieren los reportes consultados. Además, los uniformados golpearon con la cacha de sus pistolas a otra persona identificada como Paúl Dominguez. Los cuatro lesionados fueron trasladados a centros hospitalarios y su estado de salud se reporta estable, indican los informes. Las detonaciones realizadas por los uniformados no sólo dejaron tres personas heridas, sino que desataron pánico y crisis nerviosas entre el resto de ciudadanos que participaban en la peregrinación, en su mayoría mujeres y niños. En respuesta, los comerciantes del mercado central de Acapulco bloquearon durante más de dos horas la avenida Cuauhtémoc en demanda de la consignación de los uniformados que dispararon contra los feligreses y la destitución de autoridades municipales encargadas de la Seguridad Pública. Pasada la media noche, la secretaria del ayuntamiento porteño, Magdalena Camacho Díaz, calificó la acción policíaca contra el grupo de católicos como “un gravísimo error”. Durante una conferencia de prensa, la funcionaria anunció que 25 policías preventivos que participaron el hecho violento -10 del sector Turístico y 15 urbanos- fueron puestos a disposición del Ministerio Público del fuero común para deslindar y fincar responsabilidades. De acuerdo con la versión oficial, los policías porteños “conminaron” a los feligreses que se abstuvieran de lanzar cuetes al aire y ante la negativa de los comerciantes, “los policías cometieron el gravísimo error de disparar al suelo y al aire, lo que provocó que tres personas resultaran con lesiones por esquirlas”, indicó Camacho Díaz.

Comentarios