Nuevas reglas sobre adopción reducen tráfico de menores: expertos

jueves, 16 de febrero de 2012
COLIMA, Col. (apro).- Las nuevas disposiciones de los tratados internacionales en materia de adopción redujeron las posibilidades de tráfico de menores, coincidieron especialistas de derecho de las universidades de Colima y Nacional Autónoma de México (UNAM). Al participar en el Foro de Análisis de Adopción y Tráfico de Menores, en la Facultad de Derecho de la universidad local, María Virginia Aguilar, experta en derecho internacional y catedrática de la UNAM, dijo que la trata de menores mediante las adopciones internacionales es muy difícil, porque actualmente son demasiados los requisitos que tienen que cubrir los padres adoptantes como para hacer un negocio a través de este procedimiento. “Lo que sí existe –expuso– son madres que piden dinero, personas que piden dinero a cambio de llevar a cabo trámites legales, especialmente abogados o firmas de abogados cuando tienen una tramitación con extranjeros”. La jurista indicó que a partir de los cambios internacionales generados por la Convención Internacional de La Haya, se plantea que los niños sean adoptados bajo el modelo pleno, que implica que tienen los mismos derechos que los hijos biológicos de la pareja, y un acta de nacimiento y no de adopción. También, con la Convención de La Haya sobre la protección de menores y la cooperación en materia de adopción internacional se trató de acotar lo más posible para que los padres demostraran fehacientemente que son idóneos y que el niño es adoptado legalmente. Al respecto, Mario de la Madrid Andrade, catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad de Colima, refirió que con la intención de hacer frente al tráfico de menores, se fortaleció la regulación internacional sobre el tema de la adopción. En el mundo, comentó, cada año alrededor de cuatro millones de seres humanos son afectados por el fenómeno del tráfico o trata de personas. El especialista, quien es presidente de la Federación de Colegios y Barras de Abogados de Colima, manifestó que la adopción y el tráfico de personas se vinculan porque la adopción puede ser un mecanismo a través del cual se esconde una pretensión de traficar con los menores. En ese sentido, añadió, los instrumentos internacionales que se han desarrollado tienden a establecer una serie de garantías que impidan dicho tráfico. Explicó que para proteger contra el tráfico, la legislación internacional pide que el trato o el contacto entre los adoptantes y los padres del adoptado y el adoptado mismo, no se hagan de forma directa, sino que participen las autoridades centrales de cada estado. Concluyó: “En la medida que la adopción se dé mediante la cooperación de las autoridades, se evitaría que haya dinero de por medio para obtener el consentimiento de los padres”.  

Comentarios