El Padre Uvi denuncia amenazas de muerte ante la Procuraduría de Oaxaca

jueves, 19 de abril de 2012
OAXACA, Oax. (apro).- El religioso Francisco Wilfrido Mayrén Peláez, mejor conocido como Padre Uvi, presentó hoy una denuncia penal en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) por el delito de amenazas de muerte en contra de quien o quienes resulten responsables, según consta en la averiguación previa 8/FIDTS/2012. En la Fiscalía para Delitos de Trascendencia Social, el sacerdote católico exigió a las autoridades estatales que se esclarezca esta cadena de ilícitos en contra de los defensores de derechos humanos y esas agresiones no queden en la impunidad. Hizo mención que en enero de 2010 varios activistas presentaron una demanda penal, y es la fecha en que no hay resultados. En una acción urgente emitida por Brigadas de Paz Internacional y el Centro Bartolomé Carrasco, se resalta que el Padre Uvi ha padecido sistemáticamente hostigamiento y amenazas por su trabajo en defensa de los derechos humanos. La más reciente es del lunes 14, cerca de las cinco de la tarde, al recibir un mensaje en su celular: “Empieza ahora putos…”. El mensaje provino del 953116145, hecho que ya fue denunciado en la PJGE. Cabe resaltar que este hecho coincide con la denuncia que presentó la coordinadora jurídica del Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixta (Codigo-DH), Alba Cruz Ramos, y Reyna Rivera, esposa del expreso político Marcelino Coache, quienes también han recibido amenazas de muerte. Consideran que “es alarmante que a un año de haber denunciado los mensajes de amenazas, el robo y ataque a sus trabajadores en su centro de trabajo y ahora estas amenazas, las autoridades investigadoras no tengan resultados”. El Padre Uvi, fundador de Iniciativa Ciudadana Oaxaca y actual coordinador de la Comisión Diocesana de Justicia y Paz, considera que estas amenazas realmente vienen de gente que siente afectados sus intereses, al tratar de impedir, inhibir o neutralizar la labor que realizan los defensores de derechos humanos en relación a la asesoría y acompañamiento a víctimas de abusos. El clérigo, que actualmente acompaña los casos de los 10 desaparecidos de Zapotengo, Pochutla, y el del asesinato del niño Gamaliel, de San Mateo Piñas, manifestó que las amenazas son “una campaña para meter miedo con la finalidad de impedir la labor de los defensores”. Luego el Padre Uvi hizo un llamado a “las autoridades para que no dejen las cosa a medias, que investiguen con seriedad y den con los autores materiales e intelectuales, porque detrás de ellos o ellas hay gente que da las órdenes”.

Comentarios