Por cuarto día, se enfrentan grupos rivales en el penal de Cancún

miércoles, 25 de abril de 2012
CANCÚN, Q. Roo (apro).- Autoridades estatales, con apoyo del Ejército y la Marina, sofocaron hoy un intento de amotinamiento en la cárcel de Cancún, que por cuatro días consecutivos ha sido escenario de enfrentamientos entre bandas antagónicas de presos. Apenas ayer, por esos disturbios, el gobernador Roberto Borge Angulo ordenó el cese del alcaide Higinio Sánchez Baltazar, un militar retirado, y nombró en su lugar a Fermín Cortés Burgos, un policía de carrera que estaba encargado de la cárcel de Chetumal, quien fue recibido esta mañana por los presos con una intentona de revuelta. El secretario estatal de Seguridad Pública, Bibiano Villa Castillo, informó que la asonada de hoy comenzó alrededor de las 9:00 horas, nuevamente en la sección conocida como “Almoloyita”, destinada a los presos sentenciados, y dejó un saldo de dos descalabrados, cuyas heridas “se curan con un escupitazo”, y varios contundidos. La trifulca inició entre miembros de la banda “Los Sureños” y “Los Pelones”, empero se sumaron otros presos. “…Cuando llegan aquí son Sureños, son Zetas, son Pelones, son hijos de la chingada…”, expresó el general retirado, y añadió que “por lo pronto yo hoy voy a dormir acá, para que si mañana hay otro despapaye, ya sería mi culpa”. Horas más tarde, el general retirado, cuyas controversiales declaraciones lo han metido en problemas, como cuando dijo que en el momento en que detenía a un zeta lo mataba “para que vaya a entregar cuentas a San Pedro”, emitió un comunicado para desmentir que hubiera expresado que las lesiones de los presos que hoy resultaron heridos se curan con escupitajos. “Quien acusa está obligado a probar. Yo nunca dije lo que me atribuyen”, sostuvo. “Lo que dije, en respuesta a una pregunta sobre los reos lesionados y la intervención de la Cruz Roja, es que ‘fue una pedrada aquí, hombre y unos escupitazos’”, aclaró. “En distintas ocasiones he reconocido que soy mal hablado debido a mi formación. Si ofendí a alguien estoy dispuesto a ofrecerle una disculpa pública. Lo importante en este momento es que en la cárcel de Cancún todo se desarrolla con normalidad y en completo orden”, añadió. En tanto, habitantes de las zonas aledañas a la prisión urgieron al ayuntamiento a tomar medidas para garantizar su seguridad ante los recurrentes conflictos en el centro penitenciario y exigieron se le saque de la ciudad.  

Comentarios