"No más sangre", exigen en Nuevo León

viernes, 18 de mayo de 2012
MONTERREY, N.L. (apro).- Organizaciones sociales exigieron hoy a las autoridades estatales buscar entre las víctimas de la masacre de Cadereyta a alguna de las 255 personas reportadas como desaparecidas en la entidad. Reunidos en la Macroplaza, frente al Palacio de Gobierno, los manifestantes, en su mayoría mujeres, portaron carteles y mantas, con los siguientes mensajes: “La paz es el fruto de la justicia”, “No más sangre”, No a la violencia, no a la impunidad, justicia”, “49 ¿parecen pocos? Ya no queremos más muertes”, “Estamos hasta la madre”. En la manifestación convocada por la agrupación “Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (Cadhac), con respaldo de otras 18 grupos sociales, se leyó una carta en la que expresan su indignación por los “actos de barbarie” registrados en la entidad, como el de Cadeyerta, donde, la madrugada del pasado domingo 13, fueron tirados 49 cuerpos mutilados. Carmen Farías, de la agrupación Zihuame Mochilla AC, leyó: “El gobierno tiene la obligación de abordar los hechos señalados con la debida seriedad y atingencia, sin emitir declaraciones en base a supuestos que no están sustentados científicamente, como serian las pruebas de ADN y el cruce de información con casos de desapariciones y ejecuciones denunciados”. Frente a lo que llamaron “fallida estrategia gubernamental”, sigue el comunicado, las autoridades están obligadas constitucionalmente a proporcionar seguridad a toda la población, “no solo a los a sus funcionarios y a los actuales candidatos a puestos de elección popular”. Luego de condenar los actos de violencia, el documento pide a los regiomontanos y a la ciudadanía en general concientizarse e indignarse. Asimismo, al gobierno estatal le pide “que indague con la debida seriedad lo acontecido, sancionando a los responsables e informando de manera oportuna” y clara a la sociedad, y, sobre todo, subraya, que actúe para restituir la paz en la localidad. En entrevista, Liz Sánchez, sudirectora de Cadhac, se dijo extrañada porque el gobierno estatal no haya esbozado siquiera la posibilidad de que entre las víctimas de Cadereyta haya alguna de las personas reportadas como desaparecidas en la entidad. “El lunes, después de que se evidenció la masacre, el gobierno del estado salió dando hipótesis por ciertas, dando la versión de que eran migrantes, descartaba que fuera gente de Nuevo León. Y no puede ser tan aventurada esta declaración, sino que debe ir sustentada”, comentó. Cadhac tiene documentados casos de 255 personas desaparecidas en la entidad y en casi un año no se ha localizado a ninguna de las víctimas.

Comentarios