Denuncian motivación política en captura de líder en Chiapas

miércoles, 23 de enero de 2013
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- César Octavio Blanco García es el primer “preso político” del gobierno de Manuel Velasco Coello, consideraron amigos y familiares del líder detenido, pues su captura se produjo luego que se movilizó para exigir mejor pago por el arrendamiento de sus tierras, ocupadas para construir un parque de generación de energía eólica. Con amenazas, agentes ministeriales de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) aprehendieron a Blanco García, propietario de un rancho ubicado en el municipio de Arriaga, en donde la empresa Dragón, de Ricardo Salinas Pliego, puso en marcha en marzo pasado nueve de 16 aerogeneradores de energía eólica. Mirna Palacios Ovando, esposa de Cásar Octavio, narró que la tarde del martes viajaba junto con su marido en una camioneta de su propiedad, una Explorer negra, cuando de pronto fueron interceptados por dos camionetas blancas con hombres armados. “Mi marido nos llevaba para que nosotros tomáramos el microbús para irnos al rancho, él tenía unos pendientes acá y se iba a quedar en Arriaga; íbamos hacia donde se toma el micro, cuando de repente dos camionetas se nos atravesaron, una atrás y una adelante del vehículo en que íbamos”, contó. “Los agentes no iban vestidos de policías, iban de civiles, eran de seis a ocho hombres; le dijeron a mi marido que se bajara del carro, pero subió los cristales, puso el seguro y preguntó si había algún problema, y le dicen de forma grosera que se baje del carro o si no le rompen el cristal”, indicó. “Mi marido les dice (a los policías) que se identifiquen, responden ellos que les vale madre y le insisten en que se baje del carro, no le muestran ningún papel donde diga que era una orden de aprehensión; mi marido quiere hablar por teléfono, pero lo amenazan de que si habla le van a quitar el celular. “Él me da su celular y me dice que yo le hable a su tío para que él vea qué hacer”, explicó la esposa del dirigente campesino. Sin embargo, de forma violenta un agente abrió la puerta de la camioneta donde iba Mirna Palacios Ovando, así como sus dos pequeñas hijas. “Me arrebatan los dos celulares, el de mi marido y el mío, yo les digo que por qué me los quitan y me dicen que me calle, si no me detienen también; entonces mi marido me dice que no diga nada, lo bajan y lo suben a las camionetas donde venían ellos. “Después se fueron los judiciales, nada más lo subieron a los carros y se lo llevaron, no me dijeron a dónde lo podía yo ir a ver, no me dijeron nada, se lo llevaron a él, ya no pude ver las placas de las camionetas blancas, fue rápido”, informó la mujer, quien horas después supo que su esposo estaba detenido en las oficinas de la Fiscalía de Justicia de Tonalá. También narró que sus hijas, de 8 y 3 años, estaban espantadas, lloraban cuando atestiguaron la actuación agresiva de los ministeriales que esposaron a Blanco García. En entrevista vía telefónica, el abogado de Blanco García dijo que están recabando todas las pruebas para lograr su libertad, pero consideró que este arresto se realizó por cuestiones políticas. Según la PGJ, en el operativo de restitución del predio El Brillante, donde se ubica la empresa Eólica de Arriaga SAPI SA, se detuvo a uno de los líderes del grupo que “mantenía invadido” el inmueble desde el lunes 14. La dependencia sostuvo que el grupo de inconformes cerró los ingresos a dicho parque eólico e impidió la entrada de los trabajadores cuando pretendían cumplir con sus labores en el kilómetro 9 de la carretera Arriaga-Villa del Mar, “afectando de manera directa la actividad de la empresa, así como la producción de energía eólica”. Blanco García rentó sus tierras para instalar generadores de energía eólica, pero la empresa de Salinas Pliego ha incumplido el contrato, y fue por esa razón que en compañía de otros propietarios de tierras decidió bloquear por unos días el paso para acceder a los megaventiladores. Familiares y abogados señalan que detrás de la represión hay un interés político y económico más ambicioso, donde los campesinos dueños de las tierras obtienen una mínima ganancia. También señalaron que acusar de despojo a Blanco García sólo exhibe que se trata del primer “preso político” en lo que va de la nueva administración de Velasco Coello.

Comentarios