Capturan a secretario de senador del PVEM implicado en el crimen de su exesposa

jueves, 13 de junio de 2013
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Agentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) capturaron a Omar Fernando Rosales Toledano, quien trabajaba con el senador del PVEM, Luis Armando Melgar. Está acusado de asesinar a su pareja, Viridians Flores Ramírez. La captura se logró en el motel Costa Azul de Tapachula, a unos 500 kilómetros de San Cristóbal de Las Casas, donde fue perpetrado el homicidio de la joven de 21 años. En conferencia de prensa, Raciel López Salazar, procurador general de Justicia del Estado, dijo que Rosales Toledano tenía una herida en el cuello, pues pretendió suicidarse. Fue trasladado a Ciudad Salud, desde donde se reportó que su estado era grave. El procurador indicó que en caso de que se recupere será puesto a disposición del fiscal del Ministerio Público para que declare. La indagatoria El procurador López Salazar dijo que el pasado 8 de junio la Fiscalía Especializada Contra el Delito de Secuestro recibió una denuncia penal interpuesta por Juan Carlos Flores Santiago. Él reportó el secuestro de su hija, luego de recibir un par de mensajes —a las 12 del día y dos de la tarde— mediante los cuales le exigían un rescate de 300 mil pesos. Como parte de la investigación se llamó a declarar a familiares, amigos y al novio de la víctima: Omar Fernando Rosales Toledano, quien de hecho procreó un bebé —hoy de siete meses— con la víctima. Rosales declaró voluntariamente a las 12 horas del domingo 9 de junio. Llegó acompañado de los padres de la víctima. El joven dijo haber visto a la joven en los primeros minutos del sábado, en el bar El Tequilazo de San Cristóbal de Las Casas. Señaló que mantenía una relación de ocho años con Viridians Flores Ramírez. La pareja se había divorciado tiempo atrás, porque él la golpeaba. Sin embargo, seguían frecuentándose. Rosales dijo a la PGJE que a las 11 de la mañana del sábado se reuniría con el padre de la joven en un restaurante de San Cristóbal, con la finalidad de ver a su hijo. Sin embargo, el señor Juan Carlos Flores Santiago le llamó para decirle que no podría llegar, debido al presunto secuestrada de su hija. El procurador aclaró que al rendir testimonio en calidad de testigo, Rosales “en ningún momento estuvo detenido, toda vez que no existía hasta ese momento, elemento o indicio alguno para presumir su probable responsabilidad, como parte de las investigaciones del delito de secuestro”. No obstante, al continuar con las investigaciones, la Procuraduría General de Justicia del Estado encontró que, después de acudir al bar, Viridians se había ido al hotel El Buen Samaritano, a donde presumiblemente había ido Rosales Toledano. Y ahí se perdió el rastro de la joven. Producto de esto, la Procuraduría ubicó a un presunto cómplice, que había pagado la cuenta del hotel. Se logró la ubicación y detención de este implicado, Rudy Norberto Nájera Flores. Al declarar ante el Ministerio Público reconoció su participación en estos hechos. Reveló que ayudó a Omar Fernando Rosales Toledano a desaparecer el cuerpo de Viridians, arrojándolo desde el puente San Cristóbal, ubicado en la carretera Tuxtla Gutiérrez-San Cristóbal de Las Casas. Explicó que alrededor de las seis de la mañana del sábado 8 de junio recibió una llamada de Rosales Toledano, quien le preguntó “si le podía hacer un paro”. Al responder que sí, le dijo que en 15 minutos lo esperaba en la plaza San Ramón de San Cristóbal. Rudy Norberto Nájera Flores se trasladó al lugar a bordo de su coche, un Mitsubishi Eclipse. Minutos después arribó Omar Fernando Rosales Toledano en una camioneta Nissan Xterra, gris oscuro. Omar Fernando le pidió que lo siguiera hasta llegar al mercado conocido como Merposur. Ahí, Rosales dejó su vehículo y abordó el otro auto. Nájera Flores condujo hasta el hotel El Buen Samaritano. Omar Fernando le hizo saber que había estado con una mujer en dicho lugar, que no había llevado dinero para pagar y que tenía que regresar por unas cosas. A las 6 de la mañana con 45 minutos llegaron al hotel y se dirigieron a la habitación número 23. Ahí, Rudy Norberto se percató de que la cama se encontraba sin sábanas y sin colchas. Tras recoger un cargador de celular, Omar Fernando salió de la habitación y le pidió a Rudy Norberto que fuera a la recepción a pagar la cuenta y pidiera un celular Blackberry que había dejado en garantía. Posteriormente, regresaron hacia Merposur a recoger el vehículo de Omar Fernando. Narró que aproximadamente las 7:50 de la mañana del mismo sábado se dirigieron hacia un terreno baldío ubicado en la Calle Encino, sin número, en el Fraccionamiento Deportivo, donde Omar Fernando recogió una bolsa negra, que subió al asiento trasero de la camioneta tipo Xterra. Luego pidió a su cómplice que se cambiara al asiento del piloto y condujera el vehículo rumbo al puente San Cristóbal. Presuntamente en ese momento Nájera Flores se enteró del homicidio. Al llegar al puente se estacionaron y descendieron de la unidad. Bajaron la bolsa y la arrojaron hasta el fondo del barranco. Minutos después, Omar Fernando dejó a Rudy Norberto a las afueras del Instituto Universitario de Estudios México, donde este último cursa la carrera en Derecho, en la ciudad de San Cristóbal. Ayer, fiscales del Ministerio Público y peritos en criminalística forense arribaron al sitio, donde fue localizado el cuerpo de la víctima. De acuerdo con la necropsia de Ley, la muchacha murió apuñalada. La prueba de presencia de sangre resultó positiva tanto en la habitación número 23 del hotel El Buen Samaritano como en el asiento trasero de la Xterra. El procurador dijo que la indagatoria continuará a cargo de la Fiscalía Especial en la Investigación de los Delitos de Homicidio y Feminicidio de la Procuraduría de Chiapas. El procurador dijo que vigilará el actuar de cada uno de los servidores públicos que participan en las indagatorias: “He ordenado que la Fiscalía Especializada en Visitaduría revise la integración de la averiguación previa y determine si hubo o no alguna omisión en el actuar de algún servidor público”. Los padres de la joven asesinada trasladaron el cuerpo de su hija a Tuxtla, donde fue cremada. Sus cenizas fueron regresadas a San Cristóbal de Las Casas, donde se espera que llegue el propio gobernador Manuel Velasco Coello a darle sus condolencias. El jefe del joven feminicida, el senador del PVEM Luis Armando Melgar, presuntamente había pedido ayer al asesino que se entregara a las autoridades. “La investigación de estos lamentables hechos corresponde a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Chiapas, en la cual confío plenamente para que realice el procedimiento correspondiente dentro del marco legal aplicable a los responsables de este delito”, dijo. Condenó los hechos y se deslindó de las acciones de Rosales Toledano. En conferencia de prensa y acompañado de Juan Carlos Flores y Prisciliano Ramírez —padre y abuelo de la víctima, respectivamente—, pidió a las autoridades del estado que se aplique todo el peso de la ley al asesino de la joven: “Lamentamos que el señor Rosales, sea un delincuente, él nunca antes había sido detenido, estaremos pendientes de que se aplique la ley al homicida”. Aclaró que aunque Fernando Rosales se presentaba públicamente como su secretario particular, no lo era. Precisó que era un trabajador más y que lo conoció durante su campaña al Senado en marzo de 2012. Rechazó, además, haberlo encubierto.