Pobladores de Tepoztlán retienen a alcalde en protesta por ampliación de vía

martes, 23 de julio de 2013
CUERNAVACA, Mor. (apro).- Habitantes de Tepoztlán fueron desalojados por la policía estatal luego que los opositores a la ampliación de la carretera La Pera-Cuautla instalaran un campamento para impedir el avance de la obra a cargo de la empresa Tradeco. De acuerdo con el profesor y comunero de Tepoztlán, Gerardo Demesa, los hechos se suscitaron después de las 9:00 horas, cuando intentaron evitar que las maquinarias continuaran con el trazo. Fue entonces que los granaderos, acusó el maestro, replegaron a golpes a sus compañeros, incluidos mujeres y niños que se encontraban en el campamento del Frente por la Defensa de Tepoztlán. En represalia, los inconformes cerraron parcialmente la autopista y tomaron la caseta de Tepoztlán, generando una larga fila de automotores varados. Este trazo, denunciaron, “afecta un pedazo del corredor ecológico Ajusco Chichinautzin, y además no hay autorización de los comuneros para hacer uso de esta porción de tierra para una ampliación. Es ilegal”, explicó Manuel José Contreras, vocero del movimiento opositor. Al lugar acudió la titular de Seguridad Pública, Alicia Vázquez Luna, junto con cien granaderos, con el pretexto de que ayer por la tarde los tepoztecos agredieron a los choferes de la maquinaria pesada, por lo que la presencia de los uniformados evitaría un enfrentamiento. A las 15:00 horas los inconformes se retiraron con la amenaza de regresar si la maquinaria proseguía los trabajos. “Aquí dejamos estas milpas como símbolo de la tierra, si ustedes las tocan o destruyen, será una afrenta, muestra inequívoca de que no están dispuestos a respetar la decisión de los comuneros de que aquí no puede haber obra. Y de ser así, aténganse a las consecuencias”, advirtieron antes de retirarse. Más tarde, un contingente superior a las cien personas, quienes empuñaban machetes y palos, tomaron el palacio municipal de Tepoztlán y retuvieron al edil Francisco Navarrete Conde, junto con sus colaboradores. El expresidente municipal Lázaro Rodríguez Castañeda y el maestro integrante del Consejo Central de Lucha Magisterial, Gerardo Demesa, son algunos de los que retienen a los funcionarios locales. En la década de los noventa, ambos protagonizaron el rechazo al Club de Golf, época en que incluso fue depuesto un alcalde por firmar las licencias de construcción a favor del grupo empresarial KS ligado a la familia Salinas de Gortari. El caso generó tensión en el pueblo. Así, un grupo de vecinos a favor de la obra y simpatizantes del edil perredista alistan una marcha a palacio municipal para confrontar a los que mantienen encerrado a su edil. El secretario de Gobierno estatal, Jorge Messeguer Guillén, aseguró que la presencia de la policía fue para salvaguardar a los trabajadores de la empresa Tradeco, encargada de realizar la obra multimillonaria luego de haber ganado la licitación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Sin embargo, los opositores al proyecto amenazan con permanecer en la alcaldía hasta que el edil intervenga para frenar la obra. No obstante, el alcalde Francisco Navarrete Conde ha manifestado su respaldo al proyecto argumentando una consulta a la población, donde presuntamente la mayoría votó a favor de la ampliación de la carretera a cuatro carriles.

Comentarios