Empresa contratada para realizar el PREP, punto de discordia en la elección de BC

martes, 9 de julio de 2013
TIJUANA, B.C., (apro).- La empresa PROISI, originaria de Coahuila, se ha convertido en el punto de discordia de la elección en esta entidad. Encargada de realizar el Programa de Resultados Preliminares (PREP), para lo cual le pagaron 6 millones de pesos, es catalogada por el PRI y el instituto electoral como una empresa no confiable, “chambona”, que tendrá que ser sancionada. Para el PAN (ganador de la gubernatura) su trabajo es fiable, aunque antes de las elecciones la cuestionó junto con el PRD. Sin embargo, Acción Nacional se pronunció por vetarla por su “vergonzosa” actuación… en Veracruz. La empresa, además, ha incumplido con la calidad del servicio en comicios de Veracruz, Oaxaca, Yucatán, Campeche y Tamaulipas. PROISI se fundó en 1989, y en cinco años pasó de ser una consultora en cómputo a responsable de los PREP de diversos estados. El presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Baja California, Rubén Castro Bojóquez, ya anunció la realización de un nuevo PREP a cargo del órgano electoral que será realizado con base en las sábanas de cada casilla donde se registraron los votos. Al mismo tiempo, dijo que se realizará una auditoría a la empresa PROISI y se le sancionará con el pago si se encuentran errores en su trabajo. “El PREP dañó la elección y al Instituto electoral”, dijo en una sesión realizada en la madrugada del lunes, horas después del cierre de casillas, cuando se detectaron errores en el manejo de los porcentajes del recuento de votos de cada candidato. Aunque Carlos Treviño, director de la empresa Grupo PROISI, responsable de la operación del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) en Baja California, ya salió a declarar en una entrevista radiofónica que dicho programa no tuvo errores, sino que la diferencia de porcentajes se debió al redondeo de los porcentajes que se hizo en la recolección de los votos, las críticas a esta empresa continuaron hoy e incluso ya se le está responsabilizando del conflicto poselectoral que se vive en Baja California. El consejero Rubén Castro sostuvo que Treviño sí había reconocido que hubo un error en un algoritmo matemático que estaba dando los porcentajes equivocadamente y estaban abonándole un punto o un voto a un candidato y se lo restaban al otro de manera errónea. “Esto le quitaba votos al candidato de Compromiso por Baja California que encabeza el PRI y le sumaban al candidato de Unidos por Baja California, que encabeza el PAN", explicó el consejero. Para Castro la explicación que da ahora el empresario de PROISI es para salvar su contrato de 6 millones de pesos, al sostener que no hubo errores en el programa. "Nosotros tenemos la grabación en donde él (Carlos Treviño) se presentó ante el Consejo y reconoció el error, claro que ahorita quiere salvar su contrato porque otro de los acuerdos del Consejo en ese mismo momento, cuando supimos del error, fue que íbamos a auditarlo y si hubiese errores significativos no le íbamos a pagar y lo íbamos a demandar para que nos pagara la fianza", dijo hoy en una entrevista en Mexicali. Por su parte, Fernando Castro Trenti, candidato del PRI, dijo que cuando se contrató por parte del Instituto electoral a esta empresa él no se tenía datos de su desempeño y confió en la decisión del órgano ciudadano. Hoy se entera que ya tuvo problemas similares en Puebla. El  líder nacional del PRI, César Camacho, fue quien acusó de “chambona” a PROISI y la responsabilizó de la confusión que hay ahora en la elección bajacaliforniana. “Estamos padeciendo la deficiencia en el desempeño de una empresa que salió de muy mala calidad, que fue la encargada de levantar el Programa de Resultados Electorales y ahora la consecuencia es la incertidumbre que da la espera de resultados hasta el miércoles, fecha en que se realizará el cómputo distrital”, dijo en una entrevista en la Ciudad de México. Manifestó que esta empresa mostró escaso profesionalismo y que deben fincarse responsabilidades en su contra, además de que se revise la licitación o la forma en que se contrató, pues “hizo muy mal su trabajo, ya sea por falta de capacidad o tecnología, lo que restó o dañó la calidad de estos comicios de la mayor importancia”. Según el PRI la empresa PROISI contratada por el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Baja California, cometió un grave error aritmético que deja en el aire cerca de 50 mil votos, que representan cinco puntos porcentuales. La diferencia entre el panista Kiko Vega y el priista Castro Trenti, es de apenas 3 puntos, según el último reporte del PREP. Lo que sucedió en el conteo fue que desde el domingo a las 22 horas, se “congeló” el PREP cuando llevaba 50% de avance de las 4 mil 230 casillas instaladas en la jornada electoral de este domingo 7 de julio. A pesar de que las autoridades electorales detectaron el error aritmético dejaron que siguiera el PREP, lo que provocó que más de 46 mil votos no fueran registrados y los porcentajes fueran distribuidos en un “redondeo” de cifras. La auditoría al PREP de Baja California inició este martes con la revisión del coordinador de Informática del organismo electoral. En los procesos de 2004 y 2010, el organismo electoral realizó un PREP alterno pero, en esta ocasión, el ejercicio dejó de realizarse por la Dirección de Procesos Electorales. Sobre el contrato, el Comité de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del IEPCBC informó que el resultado de la convocatoria de la Licitación Pública Nacional del PREP se otorgó al Grupo PROISI el 5 de abril de 2013 por un monto de 5 millones 220 mil pesos más impuestos, según el documento LPN-IEPCBC-2013/01. De ese dinero se proporcionó 50% como anticipo. Mientras tanto, será hasta este miércoles cuando se realice el conteo de votos en los consejos distritales y reinicie la sesión del Consejo Electoral. Se prevé que será hasta el domingo cuando se dé a conocer a conocer el resultado final y se declare al ganador de la contienda del pasado 7 de julio.   Otros casos En los comicios de Veracruz de 2010 se produjo el primer cuestionamiento de la empresa PROISI. En el pleno del Consejo Electoral se criticaron fallas en el conteo de votos de la elección de alcaldes y los altos honorarios erogados, que ascendieron a 42 millones de pesos. El 7 noviembre de 2011, el representante del PAN ante los órganos electorales de Veracruz, Víctor Manuel Salas Rebolledo, alertó a su par en Sonora, Sergio César Zugich Encinas, sobre los cuestionamientos a PROISI de desestabilizar y opacar el proceso electoral emitidos por el PRD, PANAL Convergencia, PAN. El representante acusó la falta de eficacia, que provocó “desestabilización”. Acusó que se trataba de un “fraude electoral”. En ese caso, acudió ante el consejo electoral Abel Treviño para tratar de contestar los cuestionamientos sobre la caída del sistema por más de ocho horas y por la existencia de una oficina de “captura espejo”, donde se alteraban los resultados a través de la intervención de un “núcleo del sistema operativo”, denominado Kernel. El panista calificó de cínico a Treviño porque en lugar de una plataforma tecnológica de excelente nivel y una actuación ética y profesional como se comprometió, se presentó un servicio deficiente que generó un escenario de falsedad, ilógico, de torpeza e inseguridad pues se trataba de una simulación PROISI argumentó que estaba siendo atacada por hackers, pero durante los meses anteriores la empresa aseguró que el sistema estaba seguro y que tenían respaldo para la transmisión segura de datos. El 8 de marzo de 2012, el entonces presidente del Instituto Electoral Veracruzano, Luis Fernando Reyes Rocha, realizó un informe sobre el cumplimiento de las empresas contratadas para otorgar servicio en procesos electorales de esa entidad a petición del presidente del Conejo General Electoral de Campeche, Jesús Antonio Sabido Góngora. Sobre PROISI dijo que “si bien el PREP cerró en horario previsto, durante la operación del mismo se evidenciaron severos problemas técnicos como lo fueron la suspensión de flujo de la información durante periodos prolongados poniéndose en duda la robustez y seguridad del sistema”. Comentó que a pesar de que los representantes de la empresa manifestaron que estaban siendo sometidos a ataques externos “sus justificaciones resultaron insuficientes y carentes de sustento”, además de que se reportaron deficiencias técnicas y operativas. En otro caso, en junio de 2012, el dirigente y el delegado del PRI en Puebla, Pablo Fernández del Campo y Fernando Moreno Peña, rechazaron la contratación de PROISI para encargarse del PREP al considerar que marcaría una tendencia en favor de la coalición Puebla Unida. Sin embargo, se contrató por 16 millones de pesos. Durante la jornada electoral, el secretario ejecutivo del instituto electoral local, Miguel David Jiménez López, dio a conocer que se tardaría “más de lo previsto” en difundir los primeros resultados de la elección en la entidad. En la elección de 2010 de Baja California, en tanto, la empresa fue contratada por adjudicación directa por un monto de 6 millones 609 mil 564 pesos, pese a que el monto requería la celebración de una licitación pública, según lo dicho por el PAN en octubre de 2012. Durante la noche del domingo en el que se celebraron las elecciones, el especialista en computación Mario Reyes advirtió que alrededor de las 22:30 el sistema no se movió en un lapso de 20 minutos, “cuando antes de eso casi cada dos minutos se refrescaba y arrojaba nuevas cantidades de captura”. Ante esto, agregó, empecé a sacarle copias a algunas pantallas y revisando me di cuenta que había errores en los porcentajes, actualmente ya es una hecho que muchos detectaron, y lo que me sorprende es que todos han dado su opinión pero las cifras siguen sin ser corregidas (en los porcentajes). Si a esta empresa (PROISI) ya se le dijo que hay algo raro en sus porcentajes y sumas ¿Por qué no lo ha corregido?” Reyes Cristóbal sostuvo que el sistema del PREP “es un Frankenstein”, un sistema hecho de varios programitas, y aunque no es malo este tipo de programación todas las compañías se deslindan de responsabilidades de uso de sus código o programas. (Con información de Antonio Heras)

Comentarios