Repudian obreros ejecución de líder cañero en Morelos

lunes, 12 de agosto de 2013
CUERNAVACA, Mor. (apro).- Obreros del ingenio Emiliano Zapata marcharon hoy en Zacatepec en repudio al asesinato de Emilio Romano Cruz, secretario de acción sindical de la Sección 72, quien el viernes pasado fue privado de su libertad para horas después aparecer degollado y encobijado en la comunidad de Santa Rosa 30, municipio de Tlaltizapan. Este lunes los obreros y sus familias marcharon y llevaron el cuerpo de su dirigente a la factoría, donde le rindieron homenaje. Más tarde lo sepultaron y de nuevo protestaron, pero luego se enfilaron a la Subprocuraduría de Justicia, donde demandaron el esclarecimiento del crimen. Además, los inconformes denunciaron que hay zonas de la región que son controladas por el crimen organizado. Incluso, algunos obreros afirmaron que el viernes, cerca de las 16:00 horas, observaron por última vez a su compañero cuando colocaba notificaciones. Más tarde lo vieron dirigirse con dirección el campo de futbol dentro del ingenio, pero nunca llegó al lugar. A las 21:00 horas de ese día, la policía municipal de Tlaltizapan, municipio contiguo a Zacatepec, reportó el hallazgo del cuerpo sin vida de un hombre en las inmediaciones de la colonia Emiliano Zapata, de la comunidad de Santa Rosa 30. La víctima estaba envuelta en una sábana, degollado, vestía la camisola de mezclilla bordada con logotipos del ingenio, pantalón de mezclilla y tenis blancos. Fue hasta la mañana del sábado 10 que los familiares e integrantes del sindicato confirmaron que se trataba del dirigente cañero. Emilio Romano Cruz, de 50 años, se desempeñaba como secretario de acción sindical y había sido cuatro veces reelecto en la encomienda gremial por sus compañeros. El sábado y domingo 11 el cuerpo de Roman Cruz fue velado en la sede del sindicato azucarero, sección 72. Víctor Manuel Velarde Díaz, secretario general del sindicato en Zacatepec, exigió a la Procuraduría estatal cumpla con su obligación de investigar y detener a los culpables. “No vamos a permitir que se ensucie su memoria como se ha hecho con otros muertos de estos tiempos, y vamos a exigir que se investigue el crimen hasta las últimas consecuencias”, advirtieron los sindicalistas durante la movilización. En pancartas, los obreros denunciaron: “¡No más mentiras, no existe el Morelos seguro! ¡Los obreros del ingenio Emiliano Zapata exigimos justicia! ¡Graco Ramírez, exigimos resultados! ¡La familia azucarera exige seguridad! ¡Cuántas muertes más!”.

Comentarios