Pide alcalde de Chilpancingo a gobierno federal dialogue con autodefensas

sábado, 25 de enero de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El alcalde priista de esta capital Mario Moreno Arcos condenó la acción del grupo de autodefensa de la Unión de Pueblos y Organizaciones del estado de Guerrero (UPOEG), que el jueves asumió las funciones de seguridad pública en el valle de El Ocotito para enfrentar directamente a la delincuencia ante la indolencia gubernamental. El edil también pidió al gobierno federal dialogue con el dirigente de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio, para que retire a los guardias comunitarios que tomaron el control de ocho comunidades que conforman el valle de El Ocotito. Incluso, responsabilizó a los gobiernos federal y estatal del fracaso de la estrategia de seguridad pública implementada en la zona, argumentando que desde hace tres meses las policías federal y estatal, así como el Ejército, desplazaron a las autoridades municipales y asumieron la seguridad de esta zona turística y comercial del municipio de Chilpancingo. Ello debido a que el comandante y los dos grupos de la policía municipal que operaban en el valle de El Ocotito fueron retirados y detenidos por sus presuntos vínculos con la delincuencia y son acusados de ejecutar a dos agentes federales el año pasado, refieren informes oficiales consultados por Apro. Al respecto, Moreno Arcos se limitó a decir que “por estrategia” tuvo que retirar a sus policías municipales después de “un incidente”, y la seguridad de la zona fue asumida por el gobierno estatal y federal. Entrevistado en esta capital, el alcalde priista vinculado con el narco confió en que el gobierno federal dialogue con el dirigente de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio, para que retire a sus guardias comunitarios que tomaron el control de ocho comunidades que conforman el valle de El Ocotito, municipio de Chilpancingo. Moreno Arcos admitió que fue rebasado ante la situación de inseguridad y violencia que se vive en Chilpancingo y dijo que los responsables de las estrategias de seguridad son los gobiernos estatal y federal. Por su parte, pobladores de El Ocotito acordaron ayer por la mañana respaldar y mantener al grupo de autodefensa de la UPOEG en sus comunidades y conformar su propia estructura de vigilancia. Lo que las autoridades gubernamentales no pudieron hacer en tres años, la autodefensa lo llevó a cabo en un día, al poner orden en la zona y detener al jefe criminal de la plaza, así como a cuatro de sus operadores, indicaron dirigentes de la UPOEG. En tanto que el dirigente de la Canaco en esta capital, Pioquinto Damián Huato, reiteró su llamado al gobierno federal para que intervengan en Chilpancingo con el fin de evitar un desbordamiento social. “El vaso de agua en Chilpancingo está lleno y el sector productivo de la capital sólo está esperando la gota que lo derrame para actuar de la misma manera”, expresó el líder de comerciantes establecidos. Damián Huato insistió en calificar como narcoalcalde a Mario Moreno y advirtió que en caso de que el edil priista siga permitiendo que las bandas delincuenciales extorsionen y secuestren impunemente, los comerciantes y empresarios capitalinos están dispuestos a dar el paso hacia la autodefensa para defender su vida y su patrimonio.

Comentarios