Suspenden misas cuatro templos de Saltillo en solidaridad con Ayotzinapa

domingo, 30 de noviembre de 2014
SALTILLO, Coah. (proceso.com.mx).- Cuatro templos de la diócesis de Saltillo cerraron sus puertas desde anoche y este domingo no celebrarán misas en señal de duelo e indignación por los acontecimientos de Ayotzinapa, informó María Eugenia Arriaga, portavoz del Obispado estatal. Alrededor de las 21:00 horas del sábado, decenas de feligreses del territorio de la parroquia Santa Teresita del Niño Jesús, ubicada al sur de la ciudad, realizaron una procesión en silencio al ritmo de un tambor. Los manifestantes llevaban la boca cubierta, veladoras y mantas con frases de apoyo a las familias de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero. Luego de recorrer varias calles los fieles se concentraron para realizar una vigilia frente al atrio del templo, en la que participaron familiares de personas desaparecidas, explicó Arriaga. Durante la concentración, integrantes de la organización civil Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos de Coahuila (Fuundec) dieron testimonios sobre las personas que no han sido localizados en el estado. Además, el padre Roberto Carlos Campos Castañeda realizó un pronunciamiento y posteriormente se cerrarán los cuatro templos de manera simbólica colocando un listón blanco alrededor con consignas de apoyo a los estudiantes de Ayotzinapa. Arriaga precisó que las cuatro iglesias del territorio de la Parroquia de Santa Teresita permanecerán cerrados todo el domingo. La vocera de la diócesis de Saltillo dijo que no habrá misas en esas iglesias. “Los feligreses se concentrarán a partir de las 18:00 horas de hoy en el atrio de la iglesia Santa Teresita para celebrar una sola eucaristía”, agregó. “Es la solidaridad con quienes viven la angustia y el dolor por no tener a sus seres queridos con ellos”, comentó Arriaga. “Lo sucesos de Ayotzinapa y la situación de dolor que envuelve la vida de tantas familias por la desaparición forzada de alguno de sus seres queridos no puede dejarnos indiferentes”, concluyó María Eugenia Arriaga.

Comentarios