Se retira PRI del Pacto por Tabasco; acusa al PRD de "pillaje electoral"

martes, 1 de julio de 2014
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El Partido Revolucionario Institucional (PRI) anunció esta noche su retiro del Acuerdo Político por Tabasco (APT) y acusó al Partido de la Revolución Democrática (PRD) de “pillaje electoral” y avasallamiento legislativo. El diputado local y dirigente estatal del PRI, Erubiel Alonso, denunció que de nada sirvió que, durante más de un año, su partido estuviera abonando al “Pacto por Tabasco” y en los últimos tres meses se consensuara una reforma política electoral y sus leyes secundarias, sin embargo, la mayoría perredista del Congreso pretende modificarla para introducir la figura de candidaturas comunes que no estaba pactada. El lunes 30, el Congreso local debió aprobar las leyes secundarias de la reforma política estatal, para homologarla con la federal, pero los nueve legisladores del PRI, respaldados por cuatro del PT, Panal, PVEM y PRD, rompieron el quórum de la Comisión Permanente y no se pudo instalar el segundo periodo extraordinario de sesiones. El líder priista acusó al PRD de pretender incluir, de último momento, las candidaturas comunes, que contradicen los acuerdos y el dictamen aprobado en la Comisión de Asuntos Electorales, consensuados en la mesa del APT. Además, dijo que esto es una maniobra política “que ha venido planteando el gobernador Arturo Núñez Jiménez de manera conjunta con Andrés Manuel López Obrador”. También calificó este hecho de “pillaje electoral” y ratificó que la bancada priista no participará en el segundo periodo extraordinario si el PRD insiste en aprobar las candidaturas comunes. El diputado Carlos Mario de la Cruz, coordinador parlamentario del PRI y presidente de la Comisión de Asuntos Electorales, manifestó que las adecuaciones a las leyes secundarias de la reforma política que pretende aprobar el PRD son para favorecer al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y a la agrupación política José María Pino Suárez que fundó Arturo Núñez luego de perder la candidatura del PRI al gobierno de Tabasco en el año 2000. Mediante un posicionamiento, el PRI abundó que el PRD pretende eliminar los “candados” consensuados en las candidaturas comunes, entre ellos, los porcentajes fijados para postularse. Peor aún, incluir que las agrupaciones políticas puedan apoyar candidatos comunes y permitir que los partidos de nueva creación puedan nombrar candidaturas comunes con otras fuerzas políticas. Asimismo, acusó que este es el primer paso del gobernador Arturo Núñez y la fracción parlamentaria del PRD “para la entrega política de Tabasco a quien es su único y verdadero jefe: Andrés Manuel López Obrador”. Luego reprobó que el gobierno del estado incumpla con los acuerdos tomados y no responda a los intereses de los tabasqueños, “sino a los intereses de Andrés Manuel López Obrador”. “También deja en evidencia que en Tabasco no existe la división de poderes y que, sin importar las consecuencias políticas y jurídicas, se pretende pasar por encima del Poder Legislativo estatal, donde está depositada la soberanía del pueblo”, puntualiza el comunicado. Aparte, refiere que lo que buscaba ayer el PRD era dar un “albazo legislativo”, dando entrada a la discusión de los cambios al dictamen, para de inmediato hacer valer su mayoría y aprobar una ley a modo. Incluso, menciona que la estrategia del gobierno del estado y de  López Obrador para dejar sin regulación las candidaturas comunes es para que, en caso de que un candidato ajeno a sus partidos lleve la delantera a sus abanderados, sin ningún trámite ni requisito de por medio “puedan unirse a otro partido para intentar cambiar el sentido de los resultados”. Más aún, se busca facilitar la participación de la Agrupación Política José María Pino Suárez, “creada inicialmente para apoyar al PRD y que ahora servirá para apoyar a los candidatos comunes de su interés”. Y allanar “el camino a Morena para ocupar la mayor cantidad de cargos de elección popular posibles”. Finalmente, el PRI advirtió que “con este intento de avallasamiento”, el gobierno del estado y los diputados del PRD “echaron por la borda el trabajo realizado desde meses atrás y, con ello, Tabasco dejó de cumplir en tiempo y forma con el mandato legal de reformar su legislación electoral a más tardar este 30 de junio, violando la Ley General de Partidos Políticos y la propia Constitución local recientemente reformada”. Además, abundó, se pone en riesgo “el proceso electoral local 2015, que debe iniciar la primera semana de octubre próximo”.  

Comentarios