Emiten "prealerta" Ámber en caso de menores retenidos por empresario tabasqueño

jueves, 21 de agosto de 2014
MÉRIDA, Yuc. (apro).- La Fiscalía General del Estado (FGEY) emitió hoy una “prealerta” Ámber para localizar a los tres hijos de Emma Gabriela Molina Canto, quienes hace dos años fueron raptados por su padre, el empresario Martín Alberto Medina Sonda, socio de José Manuel Saiz Pineda, tesorero en el sexenio del tabasqueño Andrés Granier Melo. El empresario tabasqueño, quien brindó asesoría fiscal a exfuncionarios de esa entidad, actualmente pelea la custodia de sus tres hijos producto del matrimonio con Emma Gabriela. Sin embargo, desde el 2010 Martín Medina desató el acoso judicial contra la madre de los pequeños y su abuela, Ligia Teresita Canto Lugo, en momentos en que Emma encaraba un juicio por la custodia legal de sus hijos. El mismo día en que ocurrió la primera detención de Emma, el 25 de mayo de 2012, las dos niñas y el niño fueron sustraídos del vehículo en el que viajaban con su madre. Incluso, la mamá de los pequeños fue detenida en dos ocasiones por presuntos delitos fiscales, y trasladada judicialmente a diferentes entidades del país, aparentemente para impedir que se quedara con sus hijos. El 25 de mayo de 2012, Emma llevaba a las niñas y al niño a la Procuraduría del Menor en Mérida –para la reunión con su papá– en una camioneta que Martín Medina le había dado dos años antes. En el trayecto, destacó Ligia en ese entonces, un automóvil cerró el paso a Emma y de él descendieron varios hombres armados vestidos de civil, aparentemente policías. A la fuerza bajaron a la mujer y la metieron a otro auto. En ese momento, Emma vio que se acercó Medina Sonda en su vehículo y se llevó a los menores de edad. Más tarde ella fue trasladada desde Mérida al Centro de Reinserción Social del Estado de Tabasco, acusada de “retención ilegal de bienes”, por tener una camioneta que supuestamente no era de ella, aunque en 2010 se la dio su exmarido. Tiempo después Ligia denunció ante la Procuraduría del Menor, tanto en Mérida como en Tabasco, la desaparición de sus nietos, pero sólo los trámites administrativos y reunir las pruebas de la sustracción le llevaron más de cinco días. Desde esa fecha, ambas entidades habían descartado emitir la alerta Ámber hasta este jueves, en que la FGEY difundió la “prealerta” para la búsqueda y presentación de Mariana, Martín e Isabela Medina Molina, de 10, 7 y 6 años de edad, respectivamente, en todo el país.

Comentarios