Ocultan en Chihuahua cientos de casos de niños intoxicados con plomo

sábado, 17 de enero de 2015
CHIHUAHUA, Chih. (proceso.com.mx).- El Gobierno del estado de Chihuahua ocultó durante dos años, estudios y expedientes de niños residentes del fraccionamiento Rinconadas Los Nogales, que rebelan posibles riesgos en su salud por los niveles de plomo en la sangre que varios de ellos sufren. Luego de que los expedientes fueron difundidos por la televisora local Canal 28 y de que los padres de familia y maestros exigieron atender médicamente a las niñas, niños y adolescentes en probable riesgo, las autoridades se han encargado de minimizar la problemática. [gallery type="rectangular" ids="393434"] El grupo de niños con supuestos daños vive en Rinconada Los Nogales y estudia en el jardín de niños, primaria y secundaria del fraccionamiento. Todo ese complejo se encuentra sobre la antigua fundidora de Ávalos. Los padres y maestros realizaron varias manifestaciones y bloquearon calles para exigir a las autoridades atención especializada y reubicación a otra zona de la ciudad, ya que ese complejo habitacional es relativamente nuevo. La Secretaría de Salud tenía conocimiento de la situación en la colonia Ávalos, donde durante décadas operó la planta fundidora de metales, y se alertó que los habitantes de esa zona tienen altas concentraciones de contaminantes, especialmente de plomo en la sangre, y a pesar de esto, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología tenía proyectado un mayor crecimiento en esa zona. [gallery type="rectangular" ids="393435"] Entre los proyectos pendientes se encuentra el desarrollo de una zona habitacional para policías y la venta de alrededor de 43 hectáreas con fines comerciales. Toda la zona de Ávalos que fue adquirida en la administración de Patricio Martínez García abarca más de 400 hectáreas y el exgobernador dijo que él dejó proyectado y casi listo un museo en la fundidora, pero cuestionó los pocos avances. La actual administración ha construido las nuevas instalaciones de la tradicional Feria de Santa Rita. Ahí mismo dio su último informe el gobernador César Horacio Duarte Jáquez; construyeron cinco mega albercas públicas y el actual ayuntamiento abrió un canal de agua para evitar inundaciones en el periférico Lombardo Toledano. El defensor de derechos humanos de las familias afectadas, Felipe Ponce, advirtió que el agua que pasa por ahí lleva azufre y llega hasta el río Chuvíscar, que atraviesa toda la ciudad, así como por otros mantos. Manuel Armando Valenzuela Colomo, director de Desarrollo Urbano, confirmó que tenían planeado mayor crecimiento, aunque los proyectos estaban en estudio en la Secretaría de Hacienda para las reservas que deseaban vender y en otras dependencia para los complejos habitacionales. Sin embargo, el problema creció cuando los padres de familia exigieron al gobierno una atención adecuada y que no minimizaran el problema. La Secretaría de Salud envió análisis de algunos de los niños al laboratorio Quest Diagnostic Los Ángeles, California. En noviembre les entregaron los resultados con los representantes del laboratorio durante una rueda de prensa. El papel que les entregaron indicaba que los niveles de plomo eran mínimos, menos de cuatro puntos. Los padres de familia cuestionaron que los resultados no tenían ni sello ni firma, ni el nombre del laboratorista o químico que los efectuó; las autoridades de salud les explicaron que el laboratorio tiene representantes en la ciudad de Chihuahua y por eso se hacía de esa manera. La desconfianza creció porque algunos papás llevaron a sus hijos a practicar exámenes a laboratorios privados por su cuenta. Algunos de éstos evidenciaron hasta 40 puntos de plomo en la sangre de los niños, como el caso de las hijas de Julio González, quien exhibió ambos resultados. Las protestas públicas crecieron y la Secretaría de Salud citó esta semana a 400 niños para internarlos, a pesar de que no hay capacidad de camas en el Hospital Infantil. El viernes, los secretarios de Salud y Educación estatal, Pedro Hernández Flores y Marcelo González Tachiquín, respectivamente, ofrecieron una rueda de prensa para dar a conocer que recibirían de 50 en 50 niños en los consultorios, porque no todos los padres de familia querían dejarlos internados. Sin embargo, autoridades del hospital indicaron que pensaban dejarlos en el albergue del nosocomio porque no había capacidad y porque no era posible tenerlos con niños enfermos. Después de las contradicciones entre autoridades y de que hicieron esperar a cientos de niños a la intemperie, en cinco horas lograron atenderlos. Quedaron internados 47 niños, niñas y adolescentes debido a que a tres les encontraron soplos en el corazón, a otros salmonelosis, a dos más problemas con riñones, otros más con sangrado nasal, manchas en la piel o dolor de huesos. El resto quedará bajo supervisión médica pero fuera del hospital, mientras que los análisis que les aplicaron a 360 pequeños pacientes, se enviarán al Instituto Politécnico que los analizará y entregará resultados en tres meses. Felipe Ponce indicó que esperan que los niños estén sanos pero demandarán a las autoridades que reubiquen a las familias porque es evidente que hay contaminación y principalmente en la escuela y fraccionamiento que colindan con la exfundidora. El gobernador César Duarte aseguró apenas este fin de semana, que ordenarán una investigación para deslindar responsabilidades a quienes hayan otorgado permisos a pesar de las alertas que existen. Contaminación de metales puede provocar cáncer y daños neurológicos Especialistas como el Centro de Investigación en Materiales Avanzados (Cimav) y el Departamento de Protección Ambiental de la ciudad de Stutgar, Alemania realizaron estudios hace aproximadamente dos años, y advirtieron de los daños. En el 2012, un estudio llamado “Integration”, financiado por la Unión Europea y promovido por el Departamento de Protección Ambiental de la ciudad de Stuttgar en Alemania, recomendó al gobierno estatal la reubicación de los colonos de esa zona. En él advierten que encontraron el suelo contaminado con metales pesados en los inmuebles de la exfundidora de Ávalos, entre los que se encuentran el cadmio, plomo, zinc y arsénico. Investigadoras de Cimav alertaron que la contaminación que localizaron conlleva alto riesgo para niños, quienes pueden desarrollar trastornos neurológicos y cáncer. “Los resultados muestran que el 62 por ciento de las muestras supera el nivel máximo permisible recomendado para lixiviados, lo que indica la solubilidad y la posible dispersión de los contenidos de metales. El 90 por ciento de las muestras supera el contenido permisible de Pb para uso residencial y el 85 por ciento son pautas anteriores para uso industrial”, detalla el estudio. Concluye que el suelo en ese sitio está altamente contaminado con plomo. “El clima desértico de Chihuahua favorece la contaminación de la zona poblada adyacente debido a los vientos y la dispersión hidrológico. Hay solubilidad de metal; por lo tanto, haciendo que el lixiviables Pb y biodisponible para el medio ambiente para entrar en la cadena alimentaria. “Esta zona representa un alto riesgo de salud pública, especialmente para los niños debido a que los efectos adversos pueden ser graves y extenderse de comportamiento para los trastornos neurológicos y cáncer. Por tanto, es necesario reducir los niveles de Pb en el suelo para minimizar el riesgo y es imprescindible tomar medidas de prevención y control de la exposición de los habitantes de la zona”. El gobierno del estado adquirió los terrenos a la compañía Industrial Minera México, donde desde hace décadas se encuentran viviendas de extrabajadores, otras zonas invadidas por personas “paracaidistas”, un mercado, la clínica 2 del IMSS, entre otros. A pesar de que ha habido habitantes que han presentado síntomas que pudieran ser provocados por la contaminación en la zona, no ha habido una alerta o estudio médico que dimensione la magnitud del problema. En total son 462 hectáreas de toda la zona de Ávalos, donde se han desarrollado de manera paulatina además de lo mencionado, la terminal del nuevo sistema de transporte, el CRIT del Teletón, la deportiva sur y un estadio, el recinto de la feria, campos de futbol, un jardín botánico y oficinas gubernamentales, entre otras. El director de Desarrollo Urbano explicó antes de que se evidenciara la problemática, que hay material de la fundidora como en 101 hectáreas que buscaban remediarlo para habilitar la zona y que sea posible habilitar edificios para otros usos.

Comentarios