Chocan autoridades de Tamaulipas y de la UVM por cierre de campus

martes, 10 de febrero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El cierre definitivo de la Universidad del Valle de México (UVM) campus Nuevo Laredo confrontó a las autoridades de ese plantel y al gobierno tamaulipeco. El secretario de Gobierno, Herminio Garza, negó que el cierre de dicho plantel obedezca al clima de inseguridad que priva en la entidad. Más bien, atribuyó el cierre a “problemas administrativos” de la institución y respaldó sus dichos con los señalamientos que han hecho algunos alumnos a través de las redes sociales. Incluso dijo que ese plantel se negó a recibir ayuda por parte de las autoridades estatales, cuando les reportaron que “unas personas” entraron a hacer “acciones de halconeo”. “El cierre de la UVM lo lamentamos, fue una falta de comunicación por parte de los directivos. Al parecer tuvieron problemas porque unas personas entraron para realizar acciones de halconeo. “Ellos nos manifestaron que unas personas subieron a la azotea donde amenazaron a varias personas, además de que ingresaban para realizar las actividades de halconeo”, reconoció en entrevista con Imagen Radio. Según el funcionario, trataron de explicarle a la UVM el problema que representaría para los jóvenes cerrar la Universidad,” pero se negaron a recibir ayuda”, aseguró Garza comentó que en el campus de Reynosa se registró una situación similar y actuaron para detener a los presuntos halcones, pero “en Nuevo Laredo se negaron a recibir la ayuda”, reiteró. Además insistió en que los propios estudiantes de la UVM señalan que el motivo para que cerrara definitivamente el plantel en Nuevo Laredo son los problemas administrativos, no por la inseguridad que se vive. Por la tarde, la UVM emitió un comunicado en el que rechazó que el cierre se deba a problemas económicos o administrativos. “La Universidad goza de plena solvencia económica y cuenta con todos los recursos necesarios para enfrentar sus compromisos y para ofrecer los servicios educativos. Es absolutamente falso que la UVM Nuevo Laredo sufriera problemas financieros o que existan motivos distintos a los que hemos expresado, que propiciaran el cierre del plantel”, aseguró la UVM. Y reiteró que la decisión obedece al clima de inseguridad y las amenazas que han recibido por parte del crimen organizado. “Dada la seriedad de las amenazas que incluían atentar directamente contra la vida de quienes forman parte de nuestra comunidad, tomamos la decisión, primero, de desalojar las instalaciones y cerrar el campus en tanto valorábamos la situación. “Además, nos vimos obligados a mantener el tema con toda la discreción posible, para no poner en riesgo a los miembros de la institución presentes en la entidad”, señala la institución en su comunicado. La UVM reconoció que las autoridades de Tamaulipas les han ofrecido apoyo para seguir operando, como sucedió en septiembre pasado en su plantel de Reynosa, donde tuvieron una situación similar. Sin embargo, detalló, “al día siguiente de que se retiraron las fuerzas especiales de seguridad que nos habían asignado, el campus sufrió un asalto, por lo que consideramos que las situaciones de riesgo se seguirán repitiendo. Y señaló que aun cuando la institución es “profundamente sensible” ante el hecho de que el cierre definitivo de su campus en Nuevo Laredo tiene impactos en distintos ámbitos, advirtió: “La Universidad no está dispuesta a poner en riesgo la integridad física de ningún estudiante o miembro de su personal”. Asimismo, reiteró su compromiso de atender a todos y cada uno de los 700 estudiantes inscritos hasta que concluyan sus estudios. Desde el cierre anunciado el pasado 15 de enero, añadió la UVM, se trabaja “a marchas forzadas” para analizar caso por caso la situación de los alumnos y así poder ofrecerles alternativas. A la fecha, informó, ha hecho contacto con 520, de un total de 700 alumnos y atiende a los alumnos de manera presencial en una sede alterna para explicarles las alternativas que les ofrecen para continuar sus estudios. Según la institución, actualmente 100 estudiantes de Nuevo Laredo ya toman clases en el campus de la UVM Monterrey y el número incrementa conforme avanzan los días. En cuanto a las alternativas que ofrece a los alumnos para continuar sus estudios, indicó que los alumnos pueden transferirse a otro campus de la UVM en el país pagando el mismo monto de colegiatura que tenían en Nuevo Laredo. En caso de que no tengan posibilidades de mudarse a otra ciudad o les queden pocas materias por cursar, “pueden terminar sus estudios en línea” o si tienen problemas financieros para irse a otra ciudad, “pueden solicitar una beca por parte de la universidad”, señaló la UVM en su comunicado. Y remató: “La Universidad del Valle de México tiene 55 años ofreciendo educación superior de calidad a miles de estudiantes y lo seguirá haciendo en todos los espacios en que se garanticen las condiciones necesarias de seguridad para ofrecer nuestros servicios educativos. “Contamos  con 36 campus distribuidos en el país y con una sólida plataforma de carreras en línea por lo que estamos seguros de que cada uno de nuestros alumnos encontrará una alternativa acorde a sus necesidades”, subrayó la institución. Antes del anuncio, estudiantes del campus afectado realizaron una protesta pacífica en las instalaciones del campus, en la que exigieron respuestas a sus exigencias y anunciaron que analizan la posibilidad de entablar demandas legales si las alternativas no les satisfacen.  

Comentarios