Critica candidato panista protección a cuatro aspirantes en Guerrero

miércoles, 1 de abril de 2015
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El candidato del PAN a la gubernatura del estado, Jorge Camacho Peñaloza, criticó que el gobierno federal brinde protección a cuatro de los nueve aspirantes con el argumento de que con esa medida se garantizará que el proceso electoral se desarrolle “en armonía democrática”. La seguridad en la entidad “no debe ser sólo para algunas personas”, dijo, y reprobó a los candidatos que aceptaron ser resguardados por policías federales porque, subrayó, “siguen siendo sectarios y se sienten personas de excepción”. El titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), Monte Alejandro Rubido, informó ayer que agentes federales fungirán como escoltas de cuatro de los nueve candidatos al gobierno estatal. Se trata de Luis Walton Aburto, candidato de Movimiento Ciudadano; Héctor Astudillo Flores, del PRI-PVEM; Karime Iyari Sevilla Álvarez, de Nueva Alianza, y Raymundo Nogueda Analco, del Partido Encuentro Social. Además, dijo que están a la espera de una respuesta al ofrecimiento de custodia que hizo la CNS para poder destinar los elementos que sean necesarios para el resto de los candidatos. El abanderado panista recordó que la responsabilidad del Estado es garantizar la seguridad de todos los ciudadanos y no sólo de algunos políticos, y reprobó también la actitud de la candidata del PRD-PT, Beatriz Mojica Morga, porque desde hace dos semanas, apuntó, policías estatales fueron habilitados como sus escoltas. El pasado 19 de marzo, Apro dio a conocer que personal del agrupamiento femenil de la Secretaría de Seguridad Pública estatal conocido como Gacelas, adscrito a la coordinación de seguridad del gobernador, fue dispuesto como escolta personal de Mojica Morga. Ese equipo fue conformado y dirigido por el jefe de escoltas del exgobernador Ángel Aguirre Rivero, el teniente retirado Felipe Martín Ornelas Rebollo, un personaje vinculado al narco. Por su parte, el candidato del Partido Humanista y exprocurador estatal, Alberto López Rosas, ha declarado públicamente que en lugar de agentes federales prefiere a policías ministeriales como escoltas, pero hasta ahora no ha solicitado protección.