Denuncian fraude con Casa de la Cultura en Colima

lunes, 18 de mayo de 2015
MINATITLÁN, Col. (apro).- Un presunto fraude por un monto cercano a un millón de pesos en la obra de rehabilitación de la Casa de la Cultura de este municipio fue denunciado por el regidor Rafael Vázquez Anguiano, quien aseguró que en el presupuesto se “inflaron” precios de insumos y servicios. La obra, realizada en el periodo del 1 de septiembre al 29 de noviembre pasados, consiste en la hechura y colocación de un techo de estructura de acero en el espacio que alberga el teatro al aire libre del recinto cultural, con recursos aportados por Conaculta y con la donación de las  columnas de base por parte de la empresa minera Peña Colorada. Según el contrato R23-PSE-N5-2014, firmado por el alcalde Cicerón Alejandro Mancilla González y la empresa Constructora y Desarrolladora Mosaf SA, el monto total pactado para la realización de los trabajos fue de un millón 953 mil 368 pesos. En entrevista con la agencia Apro, el regidor Rafael Vázquez consideró que debe revisarse el catálogo de conceptos del proyecto, pues a su juicio hubo un sobreprecio en los costos reportados de materiales y mano de obra, lo que prácticamente pudo haber duplicado el valor real de la obra. El regidor ejemplificó que el alambre eléctrico para iluminación aparece a 22 pesos el metro, cuando el precio comercial es de poco más de 9 pesos, en tanto que otro tipo de alambre es reportado a 18 pesos, pero su valor comercial es de 6 pesos. “Vemos que los precios son inflados fraudulentamente para adecuarse al presupuesto que según ellos tienen de base, pero no están usando el material que realmente están cobrando; con esos recursos pudieron haberse hecho dos techos iguales”, acusó. En el caso de las bases donadas por Peña Colorada, “no cobran por las estructuras tubulares, pero sí por los conceptos de pintura, limpieza y montaje, alrededor de 440 mil pesos; es extraño, ya que yo creo que la pintura se cobra por metros y no por kilo, como lo están reportando”. Así también, Rafael Vázquez dijo que la obra requiere alrededor de 110 láminas, que tienen un precio unitario de 889 pesos, por lo que el total no llega a 90 mil pesos, pero en el presupuesto vienen cobrados 203 mil pesos. “Esto nos hace suponer que por la sola instalación de las láminas están cobrando más de 100 mil pesos, lo cual no es lógico, es un sobreprecio, están inflando todo y se deja ver que lo único que se quieren llevar es el dinero”. El reportero solicitó al director de Desarrollo Urbano y Ecología del ayuntamiento, Luis Miguel Guerra Guzmán —dependencia que aparece en el contrato como responsable de la obra— una entrevista para pedirle su versión sobre estos señalamientos, pero dijo que en esos momentos tenía que salir de su oficina. Después de un rato de espera, ya no regresó el funcionario municipal. El regidor Vázquez Anguiano refirió que hace unos días un auditor de la Secretaría de la Función Pública (SFP) visitó el municipio para revisar aspectos relacionados con la obra, pero “lo que observé es que vino a hacer una auditoría a modo para tapar las anomalías que en determinado momento surjan”. También añadió que “tenemos una obra que es un fraude, la SFP debía venir a analizar concepto por concepto y no nada más a ver cómo se ve la obra; necesitamos claridad en las cuentas”. Además de que en lo personal solicitará una nueva intervención de la dependencia federal para que “las cosas se hagan como deben hacerse”, Vázquez mencionó que en la sesión 37 del cabildo se aprobó por unanimidad la autorización de una auditoría independiente de la aplicación de los recursos en la polémica obra.