Activistas denuncian a autoridades yucatecas por agresión

viernes, 22 de mayo de 2015
MÉRIDA, Yuc., (apro).- Por agresión, actos de hostigamiento, obstaculización a la labor de documentación y abuso de autoridad, activistas del grupo pro derechos humanos Indignación denunciaron ante la Procuraduría General de la República (PGR) a autoridades del municipio de Izamal y de la comisaría de Kimbilá. El colectivo explicó que ayer, cuando documentaban hechos violatorios del derecho a la consulta y el reinicio de obras de un mercado, pese a que está vigente una suspensión decretada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), sus integrantes fueron agredidos y hostigados. Detalló que además de la denuncia ante la PGR, presentaron una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del estado de Yucatán (Codhey), en la que responsabilizan directamente al alcalde de Izamal, Fermín Sosa Lugo, y a Armando Ruiz Batún, exdirector municipal de Transporte y hermano de la directora del DIF de ese municipio, así como al comisario de Kimbilá, Rogelio Can. En esa queja también incluyeron a la policía de Izamal. Según Indignación, Ruiz Batún intentó embestirlos con una camioneta, “lo que constituye un grave acto de intimidación y hostigamiento para obstaculizar la labor de observación, documentación y defensa de los derechos humanos, y muestra uno de los rostros del autoritarismo y pone en riesgo a la población, vulnerable ante agresiones provenientes de la autoridad o encubiertos por ella”. Cristina Muñoz Menéndez, integrante fundadora del colectivo y una de las activistas a quien Ruiz Batún intentó embestir, “solicitó infructuosamente a la policía intervenir”, pero esta hizo caso omiso. En su denuncia, la activista asentó que “de manera amenazante”, al tiempo que la empujaba, el exdirector municipal de Transporte de Izamal los interrogó respecto de la razón por la que se encontraban en el pueblo, de dónde venían, por qué tomaban fotografías “y que si no sabía que era un delito tomarlas”. “Todo lo anterior –dijo– en presencia de la patrulla número 1016 de la policía municipal de Izamal, a quien me dirigí para solicitar auxilio. En este momento el sujeto les ordena detenerme, por lo que el agente solicito mi nombre, que anotó en una libreta, y al reiterar mi solicitud y temiendo que fueran a cometer una detención arbitraria por órdenes de los sujetos sin identificación oficial y en vehículos particulares, me refugié con mis compañeros en el predio ubicado en la calle 20 x 17 y 19 de Kimbilá, Yucatán”, acusó. Destacó que con esa denuncia, “Indignación pretende hacer intolerable cualquier abuso de autoridad que pone en riesgo a toda la población”. Y señaló que “en particular nos preocupa la integridad de compañeras y compañeros de Kimbilá que han participado activamente defendiendo su derecho a decidir las obras que se realizan en su propio pueblo”. Los integrantes de Indignación señalaron que les preocupa la impunidad de la agresión anterior, “que permitió este nuevo ataque”, y exigieron “respeto pleno a los derechos humanos y a la libre manifestación”. De igual manera, responsabilizaron al alcalde de Izamal “de cualquier agresión contra defensores o contra vecinas y vecinos de Kimbilá”.

Comentarios