"Michoacán es otro", presume Jara en su informe de gobierno

lunes, 31 de agosto de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Después de 15 meses de gobierno interino y a sólo un mes de concluir su administración, el gobernador de Michoacán, Salvador Jara Guerrero, afirmó que hoy el estado “es otro”. En su primer y último informe de labores ante el Congreso del Estado, Jara Guerrero afirmó que la entidad es más segura y dejó de ser uno de los estados con mayor incidencia en delitos de alto impacto, aunque omitió referirse a los del fueron común. No obstante reconoció que Michoacán ya aportó mucha sangre de hombres y mujeres en la construcción del país y “lo que hoy se necesita es el esfuerzo coordinado para garantizar la estabilidad y el desarrollo a través de la legalidad, nunca fuera de ella”, dijo. Jara Guerrero omitió hacer alguna alusión o comentario específico sobre el enfrentamiento registrado el pasado 22 de mayo en el rancho El Sol, en Ecuandureo, donde murieron un policía y 42 presuntos miembros del crimen organizado, algunos de ellos presuntamente a consecuencia de ejecuciones extrajudiciales. De manera general dijo que “Michoacán vivió uno de sus peores momentos en la historia reciente, pero fue gracias a las acciones de colaboración entre la ciudadanía y las autoridades y de la excelente coordinación con el gobierno federal, que se logró disminuir el flagelo de las extorsiones, secuestros, desapariciones y crímenes dolosos”, elogió. Y siguió: “Tenemos un estado con mayor fortaleza, con problemas financieros pero se conoce con certeza cuáles son estos problemas. Falta mucho por recorrer y yo me llevo la mejor experiencia de haber trabajado para contribuir a mejorar la vida de los michoacanos solamente en un ambiente de responsabilidad. Jara Guerrero deja el estado con una deuda pública de 26 mil 926 millones de pesos pero sostuvo que en los 15 meses que estuvo al frente de la administración del estado no se contrató nueva deuda, sólo hubo una reestructuración. Además culpó del endeudamiento público a las administraciones estatales anteriores y afirmó que gracias al apoyo que le brindó el presidente Enrique Peña Nieto se pudo mejorar la situación financiera con la que recibió el estado. La deuda a proveedores, dijo, llegó a ser de 13 mil 974 millones de pesos de los cuales en su administración se pagaron tres mil 700 millones de pesos. Hacia el final de su discurso, Jara Guerrero llamó a los michoacanos a apoyar al gobernador electo, el perredista Silvano Aureoles, “para que Michoacán sea un lugar de paz y haya convivencia en armonía”. Al término de su mensaje, el exrector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, entregó físicamente el documento con el informe de la situación que guarda el estado. Al informe del gobernador interino asistió Rosario Robles Berlanga, recién nombrada secretaria de Desarrollo Agrario y Urbano, en representación de Peña Nieto. De hecho, es la primera vez en 15 años que el Ejecutivo federal envía a un secretario de Estado al informe de un gobernador michoacano, lo que fue visto como un “espaldarazo” del gobierno federal a la administración del gobernador interino, quien sustituyó en el cargo al priista Fausto Vallejo Figueroa. Faltó autocrítica: PRD Al evaluar el informe del gobernador saliente, el dirigente del PRD en el estado, Carlos Torres Piña, señaló a través de un comunicado que el mandatario perdió de vista el caos administrativo que prevalece en la estructura administrativa. Jara Guerrero, acusó, siempre argumentó que no tenía recursos económicos para la ejecución de los programas elementales como salud, obras, educación y seguridad y optó por “descansar” el ejercicio de gobierno en los enviados federales. En el informe, dijo, “faltó autocrítica y sinceridad” para reconocer que existe una crisis de inseguridad del fuero común, que creció la deuda pública de largo plazo y que el Jara se caracterizó por los escándalos y ser “un gobernador peregrino”, que priorizó los viajes al extranjero, en menoscabo de los municipios michoacanos. Según Torres Piña, en la breve administración del exrector la deuda pública estatal de largo plazo creció 1.6 mil millones de pesos, al pasar de 15.4 mil millones en junio de 2014, a 18.08 mil millones en junio último. Además, dijo, la deuda de pasivos creció 34%, lo que equivale a alrededor de cinco mil millones de pesos, según estadísticas del Centro Michoacano de Evaluación (Cemide). Uno de los asuntos que más controversia han generado, abundó el perredista, es que –a pesar de la gravedad financiera del estado–Jara autorizó un incremento de 3.5% a la nómina del gobierno, lo que representó una erogación promedio mensual mayor a los 60 millones de pesos. Los más beneficiados fueron los funcionarios de primer nivel, el que está integrado por el círculo de amigos del gobernador, entre quienes el salario promedio mensual osciló entre los 50 mil a 60 mil pesos, más prestaciones, acusó. “A todos ellos se les autorizó un incremento retroactivo al 2014, cuando Jara fue designado gobernador”, destacó. Torres Piña criticó que durante su informe Jara optó por las “posturas obsequiosas con la federación” y no reconoció el desorden administrativo presente en su gobierno. En contraparte, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Arcadio Méndez Hurtado, consideró que el informe del Jara Guerrero estuvo “apegado a la realidad” de lo que sucede en la entidad. Desde su punto de vista, en materia de seguridad ha habido un avance pues desde hace dos meses no se ha permitido que los estudiantes tomen autobuses, por lo que pidió al gobernador entrante “que no quite el dedo del renglón” en este tema. El líder empresarial señaló que uno de los principales retos para la próxima administración es el pago a proveedores que forma parte de la deuda pública, el control de las autodefensas e impedir que los grupos delictivos se reagrupen. De los dirigentes partidistas del estado sólo acudió el del Verde Ecologista, Jonathan Santana, así como funcionarios de los gobiernos estatal y municipal, representantes de la Iglesia católica, de la academia y de organismos empresariales. El edificio estuvo custodiado por elementos de la Fuerza Ciudadana, sin embargo no pudieron evitar las protestas afuera del recinto. Una veintena de michoacanos desplegó mantas en las que reclamaban al gobernador los magros resultados de su gestión. “Salvador Jara los michoacanos te queremos... Pero en El Altiplano”, “Jara mentiras, fraude para Michoacán”, “Gobernador incapaz... Sólo te dedicaste a jugar en lugar de trabajar”, fueron algunos de los mensajes que escribieron en las mantas y otras en las que le reclamaban un presunto amorío con la diputada Rosa María de la Torre. Además, alrededor de 150 militantes del PT se manifestaron afuera del Congreso para protestar por la anulación de las diputaciones plurinominales destinadas a ese instituto político en el estado. Una de ellas estaba destinada al dirigente estatal, Reginaldo Sandoval Flores. Los petistas tenían una cita programada las 02:15 horas en el Congreso pero no se llevó a cabo por el Informe de gobierno de Jara Guerrero. Inconformes, los militantes petistas pedían justicia y golpeaban las puertas del recinto para que les permitieran el acceso.

Comentarios