PAN de Puebla pide a Ricardo Anaya impugnar "ley antibronco"

martes, 8 de septiembre de 2015
PUEBLA, Pue. (apro).- El dirigente del PAN en la entidad, Rafael Micalco Méndez, demandó al líder nacional de su partido, Ricardo Anaya que, al igual que lo hizo en Veracruz y Chihuahua, recurra a la controversia constitucional para impugnar la reforma impulsada por el gobernador Rafael Moreno Valle y que dificulta el registro de candidatos independientes en elecciones locales. En una misiva, Micalco pide a Anaya que la dirigencia nacional del PAN asuma una “postura institucional” y se decida, tal y como lo hizo en las otras entidades priistas, a impugnar la llamada “ley antibronco” y que ha generado “una gran presión social” en la entidad. En el escrito, el aún dirigente del PAN estatal se refiere a las adecuaciones a la ley político electoral aprobada por el Congreso local el 22 de agosto, que establecen una serie de “candados” para prácticamente hacer imposible el registro de candidatos independientes en los comicios que se realizarán el próximo año en esta entidad para elegir gobernador. “Se imponen cargas excesivas a los ciudadanos que quieran participar, ya sea como candidatos independientes o para aquellos que deseen apoyar una candidatura independiente, pues se les exige el 3% de electores inscritos en el padrón electoral”, menciona en la carta. Luego recuerda que en la reforma que fue aprobada por la Cámara de Diputados federal -de la tanto Micalco como Anaya formaron parte- se estableció como requisito reunir firmas de 1% del padrón para la elección presidencial y de 2% para diputados federales y senadores. “Al homologarlo se debió permitir que las firmas de apoyo fueran de 1% para gobernador y presidentes municipales y 2% para diputados locales”, reclama el dirigente panista. Además, agrega, a los ciudadanos se “les hace engorrosa y complicada” la posibilidad de apoyar a un candidato independiente, ya que les obliga a presentarse con su credencial de elector y copia de la misma ante el Consejo que corresponda, “por lo que, lejos de buscar la participación de los ciudadanos, busca inhibirla con prácticas desproporcionadas e irracionales”. También refiere que la llamada “ley antibronco” poblana exige a los militantes de los partidos que deseen participar como candidatos independientes haberse separado de la fuerza política un año anterior a la elección. Micalco menciona que la aprobación de estos “candados” ha generado el rechazo de más de 30 organizaciones civiles y empresariales, así como de las universidades Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), la de las Américas Puebla (UDLAP) y la Iberoamericana; medios de comunicación y partidos políticos, incluyendo la propia dirigencia estatal del PAN. El panista señala que este rechazo de su dirigencia se fundamenta en “el espíritu” que llevó a los legisladores federales a aprobar la reforma federal y a la definición “clara y audaz” que ha enarbolado el PAN durante más de siete décadas a favor de la participación ciudadana dentro y fuera de los partidos políticos. Pero además, agrega, a la postura “firme y decidida” que mostró el CEN del PAN cuando promovió las controversias contra reformas similares aprobadas en Veracruz y Chihuahua. “Es por ello que dirijo la presente para solicitar una postura institucional de parte de la dirigencia nacional que encabezas, ya que por lo anterior expuesto en el estado de Puebla existe una gran presión social por lo que necesitamos que los partidos nos definamos por presentar la controversia constitucional”, expone el dirigente, quien además pide a Ricardo Anaya una “pronta respuesta”. Aunque la reforma no fue presentada ante el Congreso poblano por Moreno Valle, organizaciones civiles atribuyen su aprobación al interés del gobernador para facilitar el triunfo electoral de su supuesto “delfín”, el actual alcalde poblano Antonio Gali Fayad. Aparte, desde la pasada contienda federal las dirigencias estatal y nacional del PAN han sostenido distintas confrontaciones, luego de que los panistas locales han asumido posturas críticas ante acciones de Moreno Valle que han sido calificadas como autoritarias, fuera de la legalidad y de los propios estatutos del partido. De hecho, se atribuye a estas diferencias el hecho de que Anaya haya cedido a presuntas presiones de Moreno Valle para interferir al interior del PAN estatal, a fin de acelerar el relevo de Micalco en la dirigencia estatal y anular así cualquier posibilidad de que pueda mantenerse al frente del partido durante las elecciones locales del próximo año.  

Comentarios