Jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca fueron "quemados y molidos": Campa

martes, 1 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Rubén Pérez Andrade, el octavo policía detenido por la desaparición de cinco jóvenes en Tierra Blanca, Veracruz, confesó que todos fueron asesinados, quemados, molidos en un molino de caña y tirados a un pequeño río que pasa por el rancho “El Limón”. Así lo confirmó el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Roberto Campa Cifrián en entrevista con Primero Noticias de Televisa con base en las declaraciones de Pérez Andrade, elemento de la Policía de Veracruz detenido el lunes pasado. “Los restos conforme a la información con que se cuenta fueron quemados, posteriormente fueron molidos, seguramente en un molino de caña y luego fueron tirados a un pequeño río que pasaba por ahí (…) Estos restos se recogieron y se identificaron lo que corresponde a dos personas”, detalló Campa. Los restos óseos, agregó, tenían tejido y por ello se pudo hacer la vinculación genética con las huellas de sangre halladas en una camiseta y otra hallada en un árbol. El funcionario destacó la importancia de la detención de Pérez Andrade en el caso pues estuvo presente en todos los momentos “clave” de la desaparición y destino de los jóvenes. Estuvo presente, dijo, en el momento en que informan a su jefe de la detención de los jóvenes, durante el traslado de la gasolinera donde fueron detenidos a un segundo punto y estuvo también en el traslado a un tercer punto donde les hacen a los jóvenes un interrogatorio. “Finalmente está presente en el Rancho ‘El Limón’ donde los vuelven a interrogar y donde los privan de la vida y está presente en inicio del proceso de desaparición de los cuerpos”, afirmó el funcionario. Los mataron por venganza Por separado, en entrevista con Radio Fórmula, José Benitez, padre de uno de los jóvenes desaparecidos y quien tuvo acceso a las declaraciones de Rubén Pérez Andrade, afirmó que a los muchachos los mataron por una venganza. “Nos leyeron la declaración de este señor policía donde narra todos los hechos. Él vive todo, nombra a todas las personas que están detenidas, en qué participaron ellas, a dónde los entregan y pasa lo que no queríamos que pasara, nos los matan. “El hombre así lo narra, nosotros la esperanza no la vamos a perder nunca, Rubén Pérez Andrade narra todos los hechos tal y como fueron, y narra cómo participan ellos en ese evento, es testigo de que nos matan a los muchachos”, relató el padre de familia. Los padres de los jóvenes tuvieron acceso a las declaraciones del policía durante una reunión con el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Roberto Campa Cifrián; el comisionado federal de la Policía Federal (PF), Enrique Francisco Galindo Ceballos, y la fiscal de Investigaciones Ministeriales, Rosario Zamora González. Según esa declaración, dijo Benítez, los jóvenes fueron asesinados por una venganza y advirtió que no se retirarán del plantón hasta que sean detenidos todos los involucrados. “Nosotros nos quitaremos el día que agarren a todos los responsables, ahorita está una parte nada más, queremos la otra, la queremos completa”, advirtió. De acuerdo con la información a la que ha tenido acceso el padre de familia, a los cinco jóvenes se los llevaron al Rancho El Limón en Tlalixcoyan. Ahí, “cambian de vehículo, hacen una serie de artimañas y narran cómo van a dejar el coche, cómo entregan a los muchachos”.

Comentarios