Debate por el gobierno de Sinaloa: intercambio de... descalificaciones

martes, 26 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El primer debate organizado por el Instituto Estatal Electoral de Sinaloa (IEES) con miras a la elección de gobernador se distinguió por los ataques, en particular contra Quirino Ordaz Coppel y Héctor Melesio Cuén Ojeda, candidatos del PRI y PAS. Entre retrasos e interrupciones por fallas técnicas en la transmisión por internet, el debate careció de propuestas pero fue generoso en acusaciones, sobre todo hacia el priista, a quien sus contrincantes le cuestionaron hacer usos de encuestas apócrifas, en referencia a la que dio a conocer una emisora local, atribuida a Consulta Mitofsky y que le daba el triunfo al priista con 34.9% de las preferencias. Lo cuestionaron también por haber sido parte de la compra de las “Nalo patrullas”, cuando fue secretario de Administración y Finanzas, por ser denunciado penalmente al ofrecer ventanillas especiales a militantes priistas, ser un “junior” y candidato del presidente Enrique Peña Nieto. Poco caso hizo el priista a las acusaciones y ocupó sus tiempos de réplica y contraréplica para plantear sus propuestas. Cuén Ojeda, en cambio sí aprovechó sus espacios para defenderse, de los señalamientos de sus contrincantes quienes lo acusaron de tener secuestrada la Universidad Autónoma de Sinaloa y lo retaron a explicar el dispendió de recursos que utiliza en su campaña. El candidato independiente Francisco Frías Castro lo tildó de “vergüenza nacional” por usar la infraestructura de la UAS al servicio de su campaña y partido. Frías Castro también se lanzó contra Quirino Ordaz a quien acusó de haber subejercido más de 42 millones de pesos cuando fue secretario de Administración y Finanzas del gobierno estatal. Mariano Gómez Aguirre del PRD, quien afirmó ser el único candidato verdaderamente ciudadano, también cuestionó a Cuén Ojeda y prometió que, de ser elegido, despolitizaría a la universidad. En su oportunidad el candidato del PAN Martín Heredia, informó que horas antes del debate presentó una denuncia contra el candidato priista por ofrecer una ventanilla especial para la atención de militantes de su partido durante su gobierno, y lo criticó también por haber permanecido solo tres meses en la diputación federal. Ordaz Coppel esquivó cada una de las acusaciones y se centró en sus propuestas, entre ellas enviar al Congreso del estado una iniciativa para reclasificar el peculado como un delito “grave”. También ofreció financiamiento a tasas bajas para pequeñas empresas, la instalación del mando único y de una fiscalía autónoma contra la impunidad, así como el apoyo al proyecto playa Espíritu en el sur de Sinaloa. A manera de breve respuesta a sus detractores Ordaz Coppel argumentó que durante el gobierno de Jesús Aguilar Padilla su administración salió adelante, pese a la “fuerte crisis económica” que vivió el país. Por su parte el abanderado del PT Leobardo Alcantara, propuso impulsar la instalación de una planta fotovoltaica e integrar un gabinete formado por ciudadanos. Durante sus intervenciones, el aspirante de Morena Manuel Estrada Ferreiro, aseguró ser el único candidato de “propuestas serias, pensadas al servicio de la ciudadanía”, y no de mera demagogia. “Parecen predicadores, el pueblo está harta de palabras huecas, y promesas que no se cumplen”, dijo. En el mismo sentido se pronunció, Ramona Rocha, del Partido Encuentro Social, quien expresó que la ciudanía está harta de los mismos políticos de siempre y centró su propuesta de gobierno en la transparencia y rendición de cuentas. También se pronunció a favor de la policía de mando único.

Comentarios

Otras Noticias