Ambientalista cumple diez días desaparecido tras ser plagiado en Sinaloa

martes, 17 de mayo de 2016
GUASAVE, Sin. (apro).- El ambientalista sinaloense Alejandro Nolasco Orta cumple este martes diez días de desaparecido, luego de que fue plagiado por tres sujetos armados. Según testimonio de familiares, el pasado viernes 6 Nolasco fue “levantado” por un comando porque se negó a ceder a una empresa inmobiliaria los derechos de su granja de ostiones en la playa Las Glorias, en la zona conocida como La Pitahaya. Laura Alejandra Nolasco, hija del desaparecido, dijo que su padre rechazaba la construcción de un muelle en la propiedad familiar, además de que este espacio es reconocido como sitio Ramsar (Humedales de importancia internacional especialmente como hábitat de aves acuáticas). La protección del ambiente llevó a Nolasco –biólogo de profesión– a enfrentarse a los poderes fácticos sinaloenses que se disputan el control total del entorno. “La línea que se está siguiendo es por el tema político ya que en el ejido Salvador Novo se está proyectando hacer una lonja marítima que contempla accesos a lujosos yates y la edificación de millonarias mansiones”, explicó Laura Alejandra. El primero en notar la ausencia del biólogo fue su empleado Gerardo Rubio, quien el domingo 8, dos días después del incidente, llamó a Laura Alejandra para avisarle que su padre no había regresado desde hacía 48 horas. Ante la noticia y en su desesperación, Alejandra llamó a uno de los mejores amigos de su papá, Gustavo Miguel Rivera, conocido como Tavo, quien le dijo que algunos vecinos del lugar le contaron que alcanzaron a observar cuando unos desconocidos subieron a Alejandro a una camioneta Ford Explorer color blanco. De la unidad, prosiguió, bajaron tres personas: dos de ellas vigilaron el perímetro y otra se abocó a esposarlo para después subirlo al vehículo. “Dicen que Alejandro se resistió e insistió que con quién y a dónde lo llevaban, y que los plagiarios le respondieron: Allá le van a decir”, manifestó Gustavo Miguel. Familiares y amigos de la víctima se dieron a la tarea de buscar ayuda con las autoridades locales; sin embargo, ante la nula respuesta a diez días del plagio, se indicó que éstas presuntamente están coludidas con la empresa desarrolladora del lujoso consorcio. A la indiferencia institucional se suma la burocracia de la PGR en donde desestimaron la denuncia de Laura Alejandra, con el argumento de que el hecho no tenía indicios de estar relacionado con el narco sino con rencillas políticas, por lo que “podrían atender el caso hasta que contaran con un número de denuncia de la Comisión Estatal de Derechos Humanos por tratarse de un tema supuestamente político”. Con el dolor a cuestas la familia acudió a Derechos Humanos en donde recibieron el número de carpeta 971/2016, un folio que le abriría las puertas de la Fiscalía estatal. En la denuncia, Laura Alejandra Nolasco estableció: “Dos muchachos los cuales por temor y a pesar de decirles que debían declarar en el Ministerio Público y que no les afectaría su integridad, no quieren dar sus nombres y aparte ya no quieren hablar”. Precisó: “Cuando levantaron a mi papá, uno de ellos (testigo) identificó a los atacantes como parte del crimen organizado. Esto es muy delicado decirlo ya que sólo son identificados, pero no se sabe qué tan cierta sea esa declaración”. Las autoridades insisten en clasificar este plagio como político y por tanto, lo están atendiendo con gran calma. Si acaso la respuesta más efectiva que han recibido los angustiados familiares es la de esta tarde-noche, cuando serán atendidos por un subprocurador sinaloense.  

Comentarios