Marchan contra la inseguridad en Celaya; le gritan '¡cobarde!” al alcalde

viernes, 10 de junio de 2016
CELAYA, Gto. (apro).- Este día residentes de la ciudad marcharon en protesta por los incesantes asesinatos y la delincuencia y, frente a la presidencia municipal, gritaron “¡cobarde!” al alcalde panista Ramón Lemus Muñoz Ledo, al que reclamaron por la muerte de Fátima Martínez, una joven embarazada, de 24 años, quien murió el martes tras ser secuestrada por desconocidos, así como por otras víctimas de desaparición. Celaya ha sido no sólo el municipio que presenta los más altos índices delictivos del estado, según las estadísticas oficiales, sino una de las ciudades con mayor número de crímenes violentos contra mujeres. El lunes 6 por las redes sociales se denunció que Fátima Martínez había sido plagiada por desconocidos, quienes la obligaron a subir a una camioneta Ram blanca con vidrios polarizados, cerca de su domicilio en la colonia Girasoles, como a las diez de la mañana. El martes 7, después de mediodía, la mujer apareció ya sin vida en una zanja del camino de terracería en la comunidad de Cerrito de Hierbas, en el municipio de Villagrán, vecino a Celaya. Fátima había sido apuñalada en el vientre y tórax, aparte de que presentó lesiones alrededor de su cuello. Ese mismo día, otra mujer identificada como María Eugenia Martínez, de 60 años, recibió varios disparos y falleció en el hospital de Celaya. Y hoy la Procuraduría de Justicia dio a conocer el hallazgo de dos cuerpos calcinados en un terreno rodeado de malla ciclónica, entre las calles Sierra Paracaima y Bosques de Chapultepec, en la colonia Arboledas de esta misma ciudad. Los peritos forenses encontraron dos cráneos, huesos y cabello en el terreno baldío. En la racha delictiva imparable, este viernes, un poco antes de la marcha ciudadana, otra mujer fue sacada violentamente de un taxi en el que viajaba, en otro presunto caso de secuestro. El conductor de la unidad fue asesinado desde otro vehículo, atrás de la Metroplaza en la colonia Arboledas, por la zona donde en la víspera se encontraron los restos humanos calcinados. La mujer, de unos 30 años, fue subida a una camioneta por varios hombres que viajaban en dos vehículos. “Si no pueden que renuncien”, el clamor Después de las dos de la tarde de este día, en las antiguas instalaciones de la Feria de la Navidad se comenzaron a concentrar decenas de personas vestidas de blanco y con cartulinas en las que se leían consignas de repudio a la inseguridad. Entre los inconformes se encontraban los familiares de la joven Fátima Martínez, así como otras personas con parientes desaparecidos. Los participantes comenzaron a marchar por el bulevar Adolfo López Mateos y llegaron al jardín principal, apostándose frente a la presidencia municipal. “¡Cobardes, cobardes… fuera Lemus, fuera!”, gritaron los celayenses, en su mayoría mujeres, que formaron parte de la protesta. La puerta de la presidencia permaneció cerrada y con un palo atrancándola por el exterior. Minutos más tarde, el secretario del ayuntamiento Francisco Montellano recibió a una comisión de manifestantes, quienes le entregaron una carta en la que exigieron a las autoridades municipales que si no pueden prevenir la delincuencia, renuncien: “Señor presidente, le exigimos justicia por los hechos ocurridos recientemente en nuestra ciudad, dejando a dos menores sin vida, como una joven embarazada desaparecida y asesinada… ya estamos hartos de tanta inseguridad y tanta violencia que hay y, por lo visto, no es capaz de poner orden. Para usted es más fácil decir que son casos aislados. Le recuerdo que su frase en campaña era Celaya va en grande (pero) lo único que va en grande es la delincuencia”, leyó una mujer. “Nos sentimos amenazados cada día. Es por eso que estamos exigiendo que, si no pueden con el cargo, renuncien o nos veremos obligados a tomar justicia con nuestras propias manos”, advirtieron los ciudadanos en la misiva que se entregó al gobierno municipal.

Comentarios