Extesorero municipal de SLP golpeó a abogada que iba a embargar su casa

jueves, 16 de junio de 2016
SAN LUIS POTOSÍ, SLP (apro).- La abogada Nydia Natalia Castillo Vera acudió al domicilio del extesorero municipal Víctor Manuel Martínez del Campo para ejecutar un embargo en su vivienda. Pistola en mano, el empresario atacó a la abogada, quien llegó acompañada de la esposa de aquel, Dora Elsa Martínez, de 72 años de edad, y le gritó: “Ahora sí te vas a morir, hija de la chingada, por bravucona y metiche”. Las dos mujeres fueron privadas de su libertad, amenazadas y agredidas frente a policías municipales que no intervinieron por “órdenes de arriba”. La abogada resultó con una costilla fracturada y lesiones en la cabeza, después de que el extesorero y aspirante a la alcaldía por el PAN la golpeó con la cacha del arma, que intentó disparar, pero se le encasquilló. Los hechos ocurrieron ayer, luego de que la esposa de Martínez del Campo ganó el juicio que inició después de que su marido la echó a la calle tras más de 50 años de matrimonio. La mujer y su abogada, junto con un actuario y el secretario del juzgado, acudieron al domicilio localizado en Ciudad Valles para ejecutar la sentencia. El agresor también estaba acompañado de su abogado, quien le aconsejó echar a las mujeres después de que se retiraran los funcionarios del juzgado. Sin embargo, Martínez del Campo no esperó a que eso ocurriera y sacó su arma. Los empleados del juzgado corrieron y las mujeres se atrincheraron en una habitación de la casa, junto con el cerrajero que iba con ellas. De inmediato se movilizaron policías y patrullas cuando las mujeres pidieron auxilio desde un balcón de la residencia. Casi enseguida el exfuncionario entró a la habitación donde se encontraban y les apuntó con el arma. Los policías ingresaron a la casa ubicada en un edificio de la calle Carranza, aparentemente para rescatar a las mujeres, pero repentinamente dijeron que habían recibido instrucciones de vigilar al hombre para que no se hiciera daño. No lo desarmaron e ignoraron a ambas mujeres, quienes en ese momento lograron escapar del lugar. En entrevista vía telefónica, la abogada dijo a Apro que el exfuncionario fue protegido por otras autoridades, pues a pesar del aparatoso despliegue policiaco no fue sometido ni detenido, dado que los uniformados simplemente recibieron órdenes de vigilar la casa e incluso le llevaron de comer y permitieron que entraran sus abogados y familiares. De acuerdo con Castillo Vera, el agente del Ministerio Público en Ciudad Valles acudió al domicilio mencionado, sin embargo, agregó, a ella no le quisieron recibir la denuncia que formuló varias horas después, y acusó al extesorero de privación ilegal de la libertad, amenazas y homicidio en grado de tentativa. “Estuvimos privadas de la libertad 47 minutos, lo sé porque tengo videos y fotos que pude tomar en un momento. Luego me encañonó en la cabeza, en un costado, me dijo: ándale, puta, grábame para que veas quién es más chingón, esto te pasa por andar pretendiendo que esta vieja (su esposa) tenga derechos”, contó la abogada. Añadió: “Supuestamente él se atrincheró donde nos había mantenido encerradas a nosotras, pero lo dejaron hablar con sus abogados, nadie lo detuvo, le llevaron de comer, hasta consiguió un amparo alegando que la policía lo había mantenido incomunicado”. Ni en la Policía Municipal ni en el Ministerio Público le recibieron la denuncia, pero finalmente fue atendida en las instalaciones de la Policía Federal. “Yo regresé al edificio, no sabía ni a quién acudir. Había un policía en la entrada y me dijo claramente que estaba encargado de resguardar la seguridad del señor y su integridad física”. Hoy acudió a la Comisión Estatal de Derechos Humanos para inconformarse con el actuar de la policía municipal y los mandos que se negaron a prestarle auxilio a ella y a la esposa de Martínez del Campo, “una mujer que –dijo– ganó por la ley la restitución de su casa después de un año y medio de estar en los juzgados, y no pudo lograrlo”. En su muro de Facebook, donde compartió algunas fotos de la movilización policiaca, Nydia Natalia escribió: “Ayer indignada por todos los feminicidios, violaciones, agresiones y omisiones de las Instituciones dedicadas a la protección de la mujer…hoy volví a nacer y recordé por qué había estudiado leyes y vi a la justicia desvanecerse ante la imagen de un revólver apuntándome en la barbilla. Éramos dos mujeres luchando por un derecho que nos fue otorgado, el mío del ejercicio libre de la profesión y el de mi clienta, una vida libre de violencia”.

Comentarios