PRD local fustiga crisis de gobernabilidad en Guerrero

martes, 6 de septiembre de 2016
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- La dirigencia estatal del PRD estalló contra el gobernador Héctor Astudillo Flores y el alcalde capitalino Marco Leyva Mena, a quienes acusó de asumir una actitud omisa e indolente frente a la grave crisis de inseguridad, violencia y gobernabilidad que se vive en la entidad. Los perredistas afirmaron que mientras Astudillo desapareció programas sociales enfocados al sector educativo, como la entrega de útiles y uniformes escolares, se mantiene ausente en el tema de seguridad, donde la violencia ha colocado a cinco municipios de la entidad en la lista de las 50 ciudades donde se han registrado más homicidios dolosos. Mientras que en el caso del edil priista de Chilpancingo, Marco Leyva, señalaron que simplemente no puede resolver problemas básicos como la crisis de recolección de basura que ha convertido las calles en basurero, así como el desabasto de agua entubada en barrios y colonias de la capital de la entidad. Esta situación, indicaron los perredistas, ha provocado la privatización de estos servicios porque la ciudadanía tiene que pagar a particulares autorizados por el ayuntamiento para tener agua en sus casas y que se lleven la basura. De esta forma, la dirigencia del Sol Azteca respondió este mediodía ante el conflicto político que mantienen priistas y perredistas por decisiones administrativas que están afectando directamente a la sociedad. Esta confrontación tiene su origen en las críticas lanzadas por el gobernador Astudillo contra el alcalde perredista de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, luego de que solicitó una línea de crédito por 158 millones de pesos con el Banco Interacciones, propiedad del político priista Jorge Hank Rhon, con el propósito de “garantizar el pago quincenal y el aguinaldo” de los empleados del ayuntamiento. Así como en la polémica generada por la obstinación del alcalde priista de Chilpancingo, Marco Leyva, quien insiste en imponer un proyecto de relleno sanitario en terrenos de los municipios de Tixtla y Eduardo Neri, ambos administrados por sus homólogos perredistas Hossein Nabor y Pablo Higuera. Los alcaldes perredistas de los municipios vecinos de Chilpancingo se niegan a autorizar la medida unilateral de Leyva Mena, argumentando que las últimas tres administraciones municipales del PRI en la capital, entre ellos los ex alcaldes Héctor Astudillo y Mario Moreno, dejaron crecer el problema del tratamiento de residuos sólidos y fueron omisos en manejar este problema que ahora se salió de control y amenaza con convertirse en un foco infeccioso En conferencia realizada esta tarde, el dirigente estatal del PRD, Celestino Cesareo Guzmán dijo que a casi un año de la administración de Leyva Mena, en Chilpancingo no hay una sola acción de gobierno y se refleja en la crisis de seguridad, así como los problemas de vialidad, transporte, servicio de agua y recolección de basura. Luego, se lanzó contra Astudillo al acusarlo de desaparecer programas sociales que implementó el PRD en la pasada administración estatal y dijo que los constantes anuncios y fotos sobre los operativos de seguridad no se reflejan en las calles porque la incidencia delictiva va en aumento y supera los delitos cometidos el año pasado. “Astudillo ya va a cumplir un año de administración y muchos criticamos el interinato de Rogelio Ortega pero vemos que este gobierno está peor. Es algo que nos debe preocupar, porque faltan cinco años y no se ve cuál es la ruta del gobierno del estado”, señaló. Celestino remató diciendo que en Guerrero no se observa la presencia del gobierno por ningún lado, tampoco las grandes obras anunciadas y menos los programas sociales. Por ello, el dirigente perredista convocó a la sociedad a protestar contra la administración de Astudillo y el alcalde de Chilpancingo para exigir que cumplan con sus proyectos de desarrollo y reviertan los efectos de la narcoviolencia.

Comentarios