Llama nuevo arzobispo de Morelia a recuperar la paz perdida

miércoles, 18 de enero de 2017
MORELIA, Mich., (apro).- Luego de ser ungido como nuevo Arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos invitó a religiosos, funcionarios y fieles a recuperar la paz perdida. Garfias Merlos inicia su ministerio pastoral como arzobispo de Morelia este miércoles, luego de la ceremonia en la que el nuncio apostólico, Franco Coppola, le entregó el nombramiento otorgado por el Papa Francisco, y que el Cardenal Alberto Suárez Inda le confiera el báculo de Vasco de Quiroga, símbolo de sucesión apostólica. A las 10 de la mañana horas, el nuevo Arzobispo fue recibido y posteriormente presentado al Cabildo y al Colegio de Consultores por el nuncio apostólico Coppola. Al mediodía acudió al estadio Venustiano Carranza donde realizaron los ritos formales de su unción como arzobispo. Ahí recordó sus servicios en las diócesis de Altamirano y Nezahualcóyotl y en los últimos años en la Arquidiócesis de Acapulco donde, dijo, tuvo la misión de “acompañar a los pobres y a los más golpeados por el flagelo de la violencia, donde viví una extraordinaria experiencia de atención a las víctimas de todos estos males”. “Quiero iniciar esta nueva Misión en mi vida precisamente con esta invocación a Cristo, nuestra paz, porque creo que en este momento que vive nuestro país y nuestra sociedad, necesitamos más que nunca encontrar un camino de reconciliación para dar una respuesta eficaz y permanente a la violencia y la injusticia, la corrupción y la impunidad que se han aposentado en nuestra patria y que son el caldo de cultivo del descontento creciente”, dijo en sus primeras palabras como arzobispo número IX de esta Diócesis. Abundó: “Si bien esa violencia es producto de muchas distorsiones sociales y la acción incontrolada del crimen organizado, no se me escapa el hecho y lo asumo como un desafío, de que en ese entorno ha faltado la acción decidida de los cristianos, que no hemos sabido responder a tiempo y con fortaleza a la desintegración del tejido social, no hemos sabido dar un testimonio eficaz y vivo de la misión y evangelización que el Señor nos ha encomendado en este mundo”. Recordó el trabajo de sus predecesores, empezando por Don Vasco de Quiroga, “ejemplo de servicio y amor a los pobres, constructor de una nueva sociedad en armonía y amor, cuyo ejemplo sigue tan vivo, que aún en nuestras pequeñas comunidades, oímos hablar de Tata Vasco, el hombre cuyo ejemplo sirvió para moldear este pueblo que tiene sed de volver a sus orígenes más puros de convivencia”. También mencionó a Estanislao Alcaraz, Alberto Suárez Inda y a José María Morelos y Pavón, “sacerdote ejemplar, michoacano, forjador de nuestra historia patria y de nuestra Independencia nacional”. Luego invitó a todos a sumarse a un esfuerzo común y compartido por recuperar la paz. “Como Arzobispo de Morelia, como pastor de esta Iglesia, ofrezco a todos los católicos y hombres y mujeres de buena voluntad mi trabajo para construir una comunidad donde tengamos una casa y una causa común: la Paz en nuestros hogares, la paz en las comunidades y sobre todo, la Paz en nuestro dolido México”, dijo.

Comentarios