Realizan operativo en Guerrero ante protestas; Astudillo pide no afectar al turismo

viernes, 6 de enero de 2017
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El gobernador Héctor Astudillo Flores advirtió que en el contexto de las protestas contra el alza del precio de los combustibles, no permitirá actos vandálicos y reiteró su exigencia a los inconformes para que no afecten la actividad turística y la movilidad de terceros. Por ello, el gobierno estatal implementó un dispositivo de seguridad donde participa el Ejército, la Marina y policías de los tres niveles para confrontar expresiones de inconformidad, argumentado que ya tienen identificados "puntos críticos". La estrategia gubernamental se enfoca en el resguardo de tiendas departamentales de cadenas internacionales, franquicias de Pemex y carreteras en las principales ciudades como Acapulco, Chilpancingo, Iguala y Zihuatanejo donde se han registrado protestas desde el domingo 1. También anunció medidas de austeridad de su gobierno, aunque las no especificó, luego de que en la miscelánea fiscal de este año aprobada por el Congreso local se privilegió el gasto corriente burocrático del Ejecutivo, así como exentar de manera ilegal del pago de impuestos a médicos, arrendadores y socios de la empresa de transporte de Acapulco denominada Acabus. Además del pago de 47 millones de pesos para la fundación Teletón por concepto de donativo y sufragar el millonario adeudo que enfrentan los exgobernadores Ángel Aguirre Rivero y Rogelio Ortega Martínez con la Secretaria de Hacienda, mediante el recorte de partidas federales. La postura de Astudillo se registra después de cinco días de bloqueos carreteros, cierre de gasolineras, toma de casetas de peaje, suspensión de transporte público y saqueos en tiendas de conveniencia como el caso ocurrido ayer en el poblado de San Luis San Pedro, municipio de Tecpan de Galeana en la región de la Costa Grande. Para este viernes, se anunció una marcha en el puerto de Acapulco, convocada por los líderes locales del PRD, PT y MC. Al respecto, el gobernador Astudillo dijo ayer que respetará el derecho constitucional de la sociedad a manifestarse pacíficamente pero advirtió cero tolerancia a lo que calificó como actos vandálicos. A través de un comunicado oficial, se informó que las acciones policiaco militares impulsadas por el gobierno de Astudillo se ejecutarán "sin caer en la provocación y anteponiendo el diálogo y la instalación de mesas de trabajo para resolver diferencias y encontrar consensos”. Insistió, en decir que afectar las actividades comerciales no son alternativas, porque "perturban" la vida económica y encarecen los productos que necesitan las familias. También, reiteró la exigencia de que las protestas no afecten al turismo porque es "atentar" contra la principal fuente de ingresos y de empleos.