Policías 'abaten” a presuntos delincuentes que dejaron cuerpos desmembrados en Poza Rica 

domingo, 26 de noviembre de 2017
XALAPA, Ver. (proceso.com.mx).- La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y el gobierno del panista-perredista Miguel Ángel Yunes informaron que fueron abatidos los presuntos delincuentes que dejaron cuerpos desmembrados en la colonia Libertad de Poza Rica. A través del 911, ayer por la noche fueron reportados cuerpos desmembrados en la colonia Libertad de Poza Rica. Cuando los elementos de la Fuerza Civil arribaron al lugar, se percataron de la presencia de una camioneta Quest, cuyos tripulantes al ser sorprendidos intentaron darse a la fuga, abriendo fuego contra los policías, quienes repelieron dicho ataque. “Estos delincuentes habían tirado los cuerpos y se encontraban en el lugar de los hechos realizando el acomodo de los restos humanos y colocación de las cartulinas. “En el enfrentamiento, tres sujetos fueron abatidos y se logró el aseguramiento de la camioneta Quest color gris, marca Nissan, placas de circulación 578-WZW; además de armas de fuego y cargadores abastecidos”, se indicó. La SSP informó que fueron aseguradas dos fusiles de asalto, una AK-47 y una AR-15; cinco cargadores, uno de ellos abastecido con 25 cartuchos; una maleta color azul, conteniendo tres cargadores con 25 cartuchos en cada uno de ellos; así como un cargador para arma corta, abastecido con siete cartuchos. La semana que concluye ha sido una de las más violentas en lo que va del 2017: dos alcaldes fueron ejecutados, el de Hidalgotitlán, Santana Cruz Bahena y el de Ixhuatlán de Madero, Víctor Manuel Espinosa, así como una veintena de personas más. Ayer por la noche, cuarto cuerpos desmembrados fueron dejados en una banqueta de la colonia Libertad, en Poza Rica al norte de la entidad. Entre los 30 pedazos de cuerpos humanos fueron dejados narcomensajes que advertían que las víctimas eran extorsionadores y ladrones, además de unas escobas que aluden a la “limpieza” del territorio por parte de un grupo delincuencial. En Córdoba, en la zona centro ocurrieron diversas balaceras en la zona urbana, además de que un civil resultó herido y dos presuntos sicarios perdieron la vida a manos de un grupo delincuencial distinto. Los cuerpos quedaron inertes en el interior de un vehículo Bora de modelo reciente. El viernes por la tarde, seis cuerpos aparecieron flotando en el río Papaloapan, en la cuenca del mismo nombre. Los cadáveres, algunos de ellos semidesnudos y con evidentes huellas de golpes y tortura, eran del sexo masculino. Cuatro de los cadáveres aparecieron en el municipio de Amatitlán. En Martínez de la Torre, el sábado en la colonia El Roble fue encontrado sin vida una persona del sexo masculino, con un disparo en la cabeza y los brazos extendidos. El cadáver se encontraba con los pantalones abajo, una insignia recurrente en sicarios del crimen organizado. En Pánuco, en la carretera estatal Alazán-Canoas, una mujer fue encontrada sin vida, presentaba varios impactos de bala en el cuerpo y estaba envuelta en una bolsa negra. El viernes por la noche en Banderilla, en un enfrentamiento, el alcalde de Ixhuatlán de Madero, Víctor Manuel Espinoza Tolentino, su esposa y tres personas más fueron asesinados en un camino de terracería ubicado a las afueras del municipio conurbado con Xalapa. Según el gobierno de Yunes Linares, el edil fue sorprendido en un asalto cuando pretendía adquirir un lote de láminas de construcción. Los insumos serían adquiridos a una banda de delincuentes -consignó el gobierno de Yunes- que se dedicaba a vender productos y apoyos oficiales del anterior gobierno del priista Javier Duarte. En grupos de WhatsApp de reporteros, bautizaron a este presunto grupo delincuencial como “La banda de los vende láminas”. Incluso, el gobierno giró un comunicado en donde les solicita a ediles electos y a alcaldes en funciones abstenerse de adquirir apoyos sociales en el mercado negro o informal. Extraoficialmente, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) filtraron a la prensa que los funcionarios municipales electos y sus acompañantes fueron confundidos por policías estatales como presuntos delincuentes y “por error” fueron acribillados a quemarropa. Algunos medios digitales locales reprodujeron esta versión. Para hacer contrapeso, en las últimas 24 horas la Coordinación General de Comunicación Social ha trabajado a marchas forzadas para difundir cuatro comunicados que refieren que el edil de Ixhuatlán de Madero y sus acompañantes fueron víctimas de un asalto. El alcalde de Ixhuatlán de Madero, municipio ubicado al norte de la entidad, iba acompañado de su esposa, Hilda Patricia Carrera Tinoco, a bordo de una camioneta tipo pick-up, y a unos metros estaban tirados los cuerpos sin vida de tres personas. Las autoridades de seguridad implementaron un operativo en las colonias de la zona en busca de los agresores que posiblemente se dieron a la fuga. Al inicio de esta semana, un grupo de supuestas autodefensas mataron afuera de su domicilio al alcalde electo de Hidalgotitlán, Santana Cruz Bahena, municipio ubicado al sur de la entidad, así como de dos personas más, y el domingo pasado 11 bolsas con restos humanos fueron dejados en una colonia transitada de Xalapa. En Veracruz, en 11 meses de gobierno se han cometido dos mil 220 homicidios –en declaraciones de Yunes el 70 por ciento de ellos se trata de sicarios del crimen organizado y trabajadores de la delincuencia– y 163 secuestros, según estadísticas oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Esta plataforma de la Secretaría de Gobernación (Segob) también da cuenta de 19 mil 343 robos; de éstos, destacan dos mil 492 robos con violencia de vehículos y 234 robos con violencia a casa-habitación, sin contar aquellas víctimas que optan por no poner denuncia por amenazas o por desconfianza hacia las autoridades.

Comentarios