Compañía de cruceros cancela llegadas a Acapulco por violencia e inseguridad

lunes, 27 de marzo de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La inseguridad que se vive en Acapulco, Guerrero, no ha pasado desapercibida para los turistas extranjeros, quienes han optado por otros destinos turísticos. Incluso, la compañía de cruceros Holland America Line anunció la cancelación de ocho llegadas al puerto a partir de ahora y hasta el próximo año, para evitar alguna mala experiencia a sus clientes. “Debido a las recientes preocupaciones de seguridad, Holland America Line ha reemplazado las llamadas en Acapulco, México, con puertos mexicanos alternativos en ocho cruceros programados para el 2017/2018, incluidos siete cruceros en el Canal de Panamá y uno en América del Sur. En Holland America Line, la seguridad de nuestros clientes es nuestra máxima prioridad”, destacó en un comunicado. La empresa tomó la decisión de cancelar los viajes al puerto de Acapulco después de que el Departamento de Estado de Estados Unidos colocó al estado de Guerrero como el más violento a nivel nacional en los últimos cuatro años. “Los grupos de autodefensa operan independientemente del gobierno en muchas áreas de Guerrero. Los miembros armados de estos grupos frecuentemente mantienen bloqueos y, aunque no se consideran hostiles a los extranjeros o turistas, sospechan de los forasteros y deben ser considerados volátiles e impredecible”, apuntó Holland America Line. También señaló que la violencia relacionada con la confrontación que mantienen pandillas por el control de las rutas de trasiego de cocaína y venta de narcóticos en Acapulco ha colapsado el puerto, aunque el gobernador de la entidad, Héctor Astudillo Flores, dice que Guerrero es seguro para los visitantes, porque las víctimas “no son turistas ni personas famosas”, además de que el 95% de los homicidios dolosos registrados se debe a conflictos entre delincuentes. En su comunicado, la compañía de cruceros precisa: “Seis comerciantes fueron abatidos recientemente en un mercado popular de Acapulco en enero, según una historia en la prensa canadiense. Los asesinatos ocurrieron en la mitad del día, y se han vinculado a las demandas de la extorsión. Cinco personas también fueron asesinadas durante el festejo de Año Nuevo, incluyendo a tres hombres que fueron violentamente decapitados”.