De nueva cuenta pobladores saquean huachicol frente a policías en Puebla

martes, 13 de junio de 2017
PUEBLA, Pue. (apro).- De nueva cuenta, una fuga de combustible originó que decenas de pobladores de San Matías Tlalancaleca se congregaran en el lugar para acarrear el huachicol en tambos, tinas y botellas frente a policías estatales y municipales, así como de personal de Seguridad de Pemex. Igual que ocurrió el 22 de mayo, una toma clandestina se salió de control y formó una laguna en un paraje conocido como el “Columpio del Diablo”, para que casi de inmediato alrededor de 60 pobladores de San Francisco Tláloc, municipio de San Matías Tlalancaleca, llegaran al lugar con vehículos y recipientes para acarrear el combustible hasta sus casas. Al lugar igual llegaron elementos de la policía municipal y estatal, así como personal de Seguridad Física de Pemex, quienes se limitaron a observar la rapiña perpetrada por pobladores, entre los cuales incluso se encontraban mujeres y menores de edad. La ocasión anterior, el secretario general de Gobierno Diódoro Carrasco Altamirano aseguró que estas son estrategias propiciadas por las bandas de huachicoleros, que incluso cobran 500 pesos a los pobladores para permitirles participar en el saqueo de combustible. Según el funcionario, después de ello los huachicoleros pasan casa por casa a comprar el combustible que los pobladores recolectaron, y así desactivan los operativos que llevan a cabo las fuerzas federales y locales contra el robo de hidrocarburo en esa región. De acuerdo con medios locales, en esa ocasión elementos del Ejército se abstuvieron de intervenir porque integrantes de los grupos delictivos amenazaron con incendiar la toma cuando decenas de pobladores estaban congregados en ese lugar. Incluso, esa vez las clases se suspendieron en San Francisco Tláloc para que los niños ayudaran a sus padres a acarrear el hidrocarburo. Según Pemex, el ducto fue cerrado para controlar la fuga, pero el personal sólo se mantuvo a la expectativa mientras que los pobladores saqueaban el combustible derramado.

Comentarios