Militares y policías federales se enfrentan por despensas en Oaxaca

martes, 26 de septiembre de 2017 · 18:55
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un jefe militar intentó ejercer su autoridad sobre elementos del Grupo de Operaciones Especiales (Gopes) de la Policía Federal, a quienes incluso quiso arrestar en la base aérea militar de Ixtepec, Oaxaca, al acusarlos de robar despensas para los damnificados del sismo del pasado jueves 7 en esa entidad. En un video de poco más de cuatro minutos subido a las redes sociales se observa cuando el mando castrense despliega a efectivos del Ejército dentro de la instalación militar para detener a los federales mientras cargaban la ayuda en tres camionetas radio patrullas (CRP) de la corporación. La ayuda había sido enviada por alumnos de la Universidad de Guanajuato. Los universitarios habían acordado con la unidad militar que los policías federales sacarían las despensas de la base aérea militar para trasladarlos a Juchitán. --Ustedes no son nadie para descargar las despensas. ¿Quién les ordenó? --preguntó el militar. --Permítame general --le dijo un elemento de la Policía Federal. -- ¡No le permito nada!, señor. Aquí está el hecho. Llame a su jefe y que se presenta acá. ¡Deténgalos!, ¡Órale! --ordenaba a gritos el jefe castrense. Enseguida, los militares pretendieron desarmar a los federales, pero éstos se resistieron. ---¡Desármenlos! ¡Desármenlos! --gritaba el mando castrense. Molesto, encaró a los federales que lo grababan con sus teléfonos celulares. --“Órale, graben, graben, graben que ustedes se están robando las despensas. Eso es lo que está sucediendo. Están atracando allá afuera. Están bajando las despensas de un tracto camión para llevarse las despensas –soltó furioso. Una voluntaria le explicó al jefe militar que los federales, en efecto, estaban apoyando en el reparto de las despensas. Mientas la mujer daba la explicación, creció la tensión entre policías y militares porque éstos les impidieron acercarse, bajo el argumento de que ahí no tenían ningún derecho porque estaban dentro del campo militar. --No me toques, no tienen ningún derecho. No me empujes --decía un federal a un efectivo castrense. “No sé cómo son generales. Por eso, está México está. Si tienen maña de tratar así a su gente, a nosotros no. Estamos apoyando aquí al pueblo. No andamos robando. Andamos trabajando día y noche igual que ustedes”, dijo molesto otro efectivo del Gopes. Otro video de tres minutos con 38 segundos mostró a un familiar de la presidenta municipal de Juchitán, Gloria Sánchez López, en el momento en que desalojaba a un grupo de personas que se quejaban del proceder de las autoridades. Esas personas acudieron al domicilio de Sánchez López para reclamarle que sólo se le vio con el presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, pero luego “desapareció” junto con la ayuda humanitaria enviada a los damnificados del sismo del jueves 7. “Así como nos dieron la espalda, así les vamos a dar la espalda a estos hijos de la chingada cuando sean las elecciones”, soltó un hombre, supuesto exintegrante del Ejército. Otros le respondieron: “Priista”. --Si vienen a insultar, váyanse --dijo el familiar de la presidenta municipal perredista. --Yo vengo a reclamar lo que es del pueblo --recriminó el señor de avanzada edad. Una mujer interrumpió, y entre zapoteco y castellano gritó: “Porque ni somos persona preparadas, no acabe estudio, persona pobre, ignorante, humillan, chinguen a su madre”. El hombre de lentes, vestido con pantalón azul y camiseta roja, trataba de explicar, pero lo callaron: “Sabe que allá están robando”. Cuando se dio la vuelta para meterse a su domicilio, le gritó el exmilitar: “Así, dame la espalda”. Y aquel respondió: “Mira compañero, así no se platica”. --Así les daré la espalda cuando vengan las campañas –soltó el hombre de avanzada edad. --¿Qué más quieren?” –preguntó el familiar de la alcaldesa. De inmediato la respuesta: “Gloria no quiere repartir los víveres que tiene, cuando llegó con Murat allá, ahora esperan su pinche campaña”. Y reviró: “Aquí no se hace mitin. Hazme lo que tú quieras, aquí es mi casa”. --Aquí nadie tiene casa. Cachetéame, órale cachetéame, pues” --dijo el hombre. --Pinche priista –respondió aquel y se refugió en su casa. Los acompañantes del militar criticaron al familiar de la alcaldesa perredista por lanzar esa descalificación: “Ahora resulta que (por protestar) uno es priista”. El exmilitar insistió: “Yo sí tengo mis pinches huevos en mi lugar. Yo fui soldado de infantería. No tengo pelos en la lengua. Así como nos dieron la espalda, así les vamos a dar la espalda a estos hijos de la chingada”. Por otra parte, en esta capital denunciaron que en una bodega ubicada detrás de un banco de Plaza del Valle el gobierno está concentrando las despensas y toda la ayuda humanitaria que llega a la entidad, y al final las presenta como si fueran del DIF estatal. Un grupo de estudiantes relató que todo el día estuvieron ayudando a embolsar las cosas que donaron otros estados para el Istmo de Tehuantepec, pero nunca llegaron. Según los estudiantes, por la tarde dos camiones Torton salieron con las despensas rumbo al Istmo, sin embargo, justo a esa hora ellos acudieron al gimnasio Ricardo Flores Magón y se sorprendieron al observar que las dos unidades estaban descargando las despensas frente a ese lugar. “En mi tierra la gente está durmiendo en la calle, no hay lonas y hay mucha lluvia y yo mismo he mandado ayuda, y para que estos se la chinguen, no se vale, eso es tener poca madre”, dice indignado uno de los muchachos. La bodega, con rótulos de material eléctrico, tiene dos salidas en calles distintas. Está ubicada en Privada del Faisán, en la colonia exhacienda de Candiani, y es custodiada por un policía auxiliar. Cuando un ciudadano intentó tomar fotos de las despensas amontonadas, policías que iban en dos patrullas se lo impidieron.