Exponen que los vetos del gobernador de Puebla podrían dar pie a la desaparición de poderes en la entidad

miércoles, 17 de octubre de 2018
PUEBLA, Pue. (apro).– En mes y medio de trabajos, el nuevo Congreso local, dominado por los partidos de la coalición Juntos Haremos Historia, el gobernador saliente, Antonio Gali Fayad, del PAN, ha ejercido en tres ocasiones su facultad de veto para detener reforma aprobadas por los legisladores. Este miércoles 17, Gali Fayard intervino para evitar la modificación al artículo 52 de la Ley Orgánica Municipal aprobada el pasado 26 de septiembre. Los legisladores bautizaron como la reforma antiBanck, porque regresaba a los cabildos la posibilidad de nombrar a los alcaldes suplentes. Esa iniciativa intenta revertir la que aprobó en agosto de 2015 por mayoría el Congreso estatal anterior, dominado por los morenovallista. Mediante aquella reforma –conocida como Ley Banck– permitió a Luis Banck Serrato llagar a la alcaldía de Puebla por designación directa de los diputados, no por el voto ciudadano. La propuesta de Ley AntiBlanck fue presentada por el diputado José Juan Espinosa, coordinador de la bancada del Partido del Trabajo, de quitar al Congreso esa facultad de nombrar suplentes y había sido respaldada por la mayoría legislativa formada por el PT, Morena y el PES. Sin embargo, este miércoles la secretaría general del estado envió al Congreso el oficio SGG/200/2018 en el cual hace observaciones jurídicas, políticas y técnicas a la reforma del pasado 26 de septiembre. Según este documento, los preceptos de la actual Ley Orgánica Municipal que dan atribuciones al Congreso para nombrar al suplente ante la falta absoluta del presidente municipal, no “suplanta facultades constitucionales o invade la esfera de competencia del ayuntamiento”. Y agrega: “En ningún momento implica que el Congreso del estado imponga de manera unilateral al presidente municipal suplente o sustituto. Sólo lo faculta a hacer frente a una eventualidad con la finalidad a procurar el desarrollo de las funciones del ayuntamiento y fortalecerlo”. Esa facultad de excepción atribuida al Legislativo, agrega, busca evitar un “estado de desequilibrio” en el ejercicio de poder político para dar solución inmediata y continuidad a las demandas sociales. Los “vacíos legales” Antes de la ley antiBanck, Gali vetó las reformas aprobadas por el Congreso local que se refieren a la abrogación de la Ley Bala y la relacionada con retornar al Legislativo la atribución de nombrar al fiscal estatal. En ambos casos, el ejecutivo local consideró que había “vacíos legales” y pedía hacer observaciones a las propuestas de los diputados para evitar ambigüedades legales. En respuesta a este tercer veto, el diputado José Juan Espinosa Torres advirtió que publicarán un desplegado dirigido al presidente electo Andrés Manuel López Obrador para denunciar la postura tomada por el gobernador saliente. Incluso, dijo que el hecho de que, en el mes y medio que tiene en funciones la actual Legislatura, el mandatario estatal haya emitido tres vetos, daría pie a pedir ante el Senado la desaparición de poderes en Puebla. “No nos van a doblar, lo que buscan es tener un Congreso sometido y si es necesario vamos a acudir al Senado, y solicitar, como lo hicieron en Hidalgo, la desaparición de los poderes públicos. No hay condiciones para seguir transitando con Antonio Gali”, manifestó Espinosa Torres.

Comentarios