Mujer muere atropellada por descuido en una obra carretera en Querétaro

jueves, 15 de marzo de 2018
QUERÉTARO, Qro. (apro).- En la carretera estatal 540, donde el gobierno de Querétaro realiza la obra “Modernización a 4 carriles”, la señora María Gudelia Vargas Álvarez fue atropellada y posteriormente perdió la vida. “Mi señora era el amor de mi vida”, expresó su esposo Héctor Aguirre Martínez, obrero desde hace 27 años, quien reflexiona sobre lo ocurrido la tarde del pasado 14 de febrero, cuando perdió a su cónyuge. “A quienes deberíamos de estar enjuiciando es a las autoridades. A ellas sí deberíamos de estarlas enjuiciando y que ellas también pagaran por ese… por lo que pasó”, soltó el padre de dos hijos. Sentado en una mecedora de madera, junto a una mesa donde hay una veladora encendida frente a la fotografía de María Gudelia, recordó que un taxista se pasó el tope, aunque no fue lo más grave, sino que la obra no tenía señalamientos. "El tope no estaba pintado, ya ves que están de amarillo, no estaba pintado el tope, estaba sin color”, expresó. La falta de medidas de seguridad en la obra provocó la movilización de familiares y vecinos de la señora Vargas Álvarez. Al día siguiente de los hechos, cerraron esa vialidad, a la altura de la localidad de San José el Alto, en exigencia de seguridad. “Poner patrullas, que el tope lo levanten un poco más, que se pinte, balizamiento. Todos tenemos las mismas quejas y a nadie se le avisó de la vialidad”, manifestó en el tumulto uno de los inconformes. Varias mujeres advirtieron que justo donde la mujer fue arrollada es el cruce habitual de decenas de madres de familia que llevan a sus hijos al colegio, al otro lado de la vialidad. “Vamos a dar a conocer el proyecto porque estas personas es la primera vez que se vienen a parar”, dijo el mismo hombre que por momentos, ante reporteros, fungió como la voz de los inconformes. La vialidad permaneció bloqueada varias horas hasta que las autoridades acudieron y se comprometieron por escrito a poner topes, patrullas, bandereros y a pintar el tope que se brincó el taxista que arroyó a María Gudelia. “Todo lo que les estoy diciendo es porque lo solicitaron ustedes y se les dijo que sí. Esto es para que ustedes pudieran abrir la vialidad. Se va a poner un tope aquí en el cruce y se va a poner otro tope…”, explicaba desesperado uno de los funcionarios a las mujeres que se resistían a liberar la vialidad. En ese momento, Héctor Aguirre velaba a su esposa a unas cuadras del lugar. “Pusieron, sí, unos topesotes, igual que el otro ya. Pero, ¿ya para qué?”, dijo a un mes de los hechos, tiempo en el que reveló que ninguno de los funcionarios del gobierno de Francisco Domínguez se acercó para brindarle ayuda. “Ellos ni voltean a ver para acá o para abajo. Na’ más ahorita cuando vienen las elecciones es cuando sí quieren y si les recuerdas casos así, se hacen que no se acuerdan o que no supieron”, lamentó. Además de la falta de acompañamiento del Poder Ejecutivo, Héctor Aguirre explicó que la Fiscalía retuvo varias horas el cuerpo de su esposa, porque decían que tenían que hacerle un estudio socioeconómico para pagarle los gastos funerarios. “Mis parientes la contrataron y ellos (los de la Fiscalía), si no era la funeraria que ellos decían, entonces no me ayudaban económicamente y ya luego me quitaron el apoyo. La misma Fiscalía me lo quitó”, sostuvo. El asunto no termina ahí. Con problemas económicos por los gastos que le implicó la pérdida de su esposa, Héctor expuso que aun cuando el taxista fue detenido, el seguro aún no se ha hecho responsable. Mientras tanto, el gobierno de Querétaro mantiene una intensa campaña publicitaria, previo al periodo de veda electoral, que dice: "Ampliaremos tramos carreteros de todo el estado. ¡Sí se pudo!... Y se va poner mejor".

Comentarios