Pobladores reclaman sacar a Antorcha Campesina de Ocoyucan, Puebla

lunes, 5 de marzo de 2018
SANTA CLARA OCOYUCAN, Pue. (apro).- Al grito de “Aarón no murió, Antorcha lo mató”, pobladores demandaron la salida de la organización Antorcha Campesina de este municipio, luego de que, aseguraron, fue incrustada por el gobierno estatal en esta localidad y ello ha generado conflictos sociales y violencia. Tras el asesinato de Aarón Varela Martínez, aspirante de Morena a la alcaldía, ocurrido la madrugada del 1 de marzo, un grupo de habitantes se manifestó frente a la presidencia municipal para exigir el esclarecimiento de este crimen y señalar como posible responsable a la organización priista que, acusaron, pretende conservar el control político del municipio. Los manifestantes afirmaron que el interés sobre Santa Clara Ocoyucan se relaciona con el clúster de fraccionamientos Lomas de Angelópolis, cuyo crecimiento ya llega a unos metros de la cabecera municipal y de algunas de sus juntas auxiliares y amenaza con seguir avanzando. “¿Por qué tanto interés en Ocoyucan? ¿Por qué el gobierno está aferrado de que quede Antorcha Campesina en este municipio? Porque como alguna vez escribieron en un medio de comunicación, ¿es la joya de la corona?”, refirió Araceli Bautista, habitante de Chalchihuapan. Además, los pobladores recordaron que la relevancia de Ocoyucan también está relacionada con que, a partir de que buena parte del exclusivo desarrollo inmobiliario quedó ya en territorio de Ocoyucan, a las arcas de este municipio ingresan importantes cantidades de dinero por el cobro de predial y de impuestos por permisos de construcción y cambios de uso de suelo. Bautista recordó que, a la par que creció el interés por las tierras y el agua de Ocoyucan para la expansión de Lomas de Angelópolis, este municipio se vio envuelto en conflictos políticos y sociales en donde han participado integrantes de Antorcha Campesina. Igual recordó que, en 2014, los antorchistas fueron usados por el gobierno del panista Rafael Moreno Valle en contra de la población de la Junta Auxiliar de Chalchihuapan, ubicada en ese mismo municipio y donde fue asesinado el niño José Luis Tehuatlie Tamayo. En 2015, relató que, con gente que trajo de otras partes, la organización priista mantuvo tomada la alcaldía por un año y cuatro meses, sin que el gobierno interviniera para recuperar las instalaciones y sin que responsabilizara a nadie por las afectaciones causadas. En mayo de 2016, la Fiscalía General del Estado detuvo al entonces alcalde Francisco Cimarrón Ocotoxtle, acusado de supuestamente extorsionar a presidentes de Juntas Auxiliares afiliadas a Antorcha. Sin embargo, los pobladores aseguran que este conflicto fue “fabricado”, pues los que participaban en las protestas ni siquiera eran habitantes de Ocoyucan, sino militantes de la organización que fueron traídos de otras poblaciones. El mismo Cimarrón aseguró en ese entonces que el conflicto derivaba de una venganza política del movimiento antorchista, luego de que, al llegar a la alcaldía, se deslindó de esa agrupación que lo apoyó en su campaña, debido a que exigía que le entregara una cuota de recursos del erario municipal. Tras el encarcelamiento de Cimarrón, fue nombrado como alcalde sustituto Santos Gregorio Tecuatl, militante de Antorcha, quien hasta ahora pertenece en el poder. A todo esto, indicaron los manifestantes, se suma ahora el asesinato de Varela, quien sì era habitante de Ocoyucan y desde hace semanas había iniciado recorridos casa por casa en busca de contender por la alcaldía bajo las siglas de Morena. Su asesinato, afirmaron, puede esclarecerse, pues en el lugar donde fue ultimado hay cámaras de vigilancia instaladas que seguramente grabaron al homicida. Entre gritos de “¡Fuera Antorcha!” y “¡Queremos justicia!”, los pobladores acordaron unirse para exigir el esclarecimiento de este crimen y lograr “echar” de su comunidad a los integrantes de la organización priista. “Estos señores de Antorcha Campesina ya se adueñaron de nuestro municipio, nosotros siendo de aquí, nuestros abuelos, nuestros bisabuelos eran de aquí, no dejan que nadie siquiera trabaje en una dependencia, traen a gente de fuera de su organización,y a quien tienen por Alcalde es un títere porque los que mandan son los dirigentes antorchistas”, afirmó uno de los pobladores. Las mujeres señalaron que incluso Antorcha se ha adueñado de las escuelas y de la clínica que fueron fundadas por los pobladores en esa localidad y que ahora ellos aseguran que les pertenecen y sólo permiten que trabajen personal que forman parte de esa organización. Aunque algunos de los participantes en la manifestación eran simpatizantes de Morena, los lugareños aseguraron que la protesta no tenía que ver con partidos sino con la comunidad. “Ya no queremos aquí a Antorcha, queremos que se vayan”, insistieron, al asegurar que incluso los apoyos del gobierno como despensas y programas de ayuda, sólo son entregados a quienes acceden formar parte de su organización. “Por el bien del municipio, tenemos que unirnos, si no lo hacemos, este municipio está perdido”, dijo otro de los manifestantes. Durante la protesta, las oficinas de la presidencia fueron cerradas y una persona desconocida prendió fuego a un cúmulo de basura que estaba frente al edificio. Algunos de los lugareños mencionaron que muchos están temerosos de manifestarse, debido a que los antorchistas, a partir del asesinato de Varela, han divulgado amenazas contra la población. La organización emitió el jueves un comunicado en el que pide a los medios de comunicación dejar de vincular, “de manera totalmente forzada y absurda”, a ese movimiento con el asesinato de Varela. “A raíz de este asesinato, algunos diarios digitales como e-consulta.com, proceso.com, La Jornada de Oriente y otros, difundieron al unísono, y con calzador, en sus notas que ‘Aarón Varela pretendía contender por uno de los municipios con un historial político complicado por confrontaciones con la organización Antorcha Campesina’”, señala la organización. “Esto es totalmente absurdo, no sólo porque no sustentan su afirmación con nada, sino porque meten cizaña en un hecho tan grave para poner el reflector del crimen sobre nuestra organización”, agrega el boletín adjudicado a Aquiles Montaño Brito, vocero de Antorcha en Puebla.