Universidades exigen Alerta de Género en Puebla ante aumento de feminicidios y desapariciones

miércoles, 4 de abril de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Universidades del Sistema Universitario Jesuita se pronunciaron en contra de la violencia hacia las mujeres y exigieron se active el protocolo de Alerta por Violencia de Género en el estado de Puebla, luego de la agresión que sufrió una de sus estudiantes. A través de un pronunciamiento conjunto, la Universidad Iberoamericana campus Ciudad de México, León y Puebla, así como el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), el Instituto Superior Intercultural Ayuuk (ISIA) y el Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría denunciaron un incremento en el número de feminicidios, de violencia sexual, así como de desaparición de mujeres, en la entidad poblana. La comunidad universitaria se dijo preocupada por las manifestaciones de violencia y en un documento que hicieron público demandaron el complemento de tres puntos. Como primera exigencia está la emisión de la Alerta de Violencia de Género por feminicidio, violencia sexual y desaparición de mujeres en la entidad poblana, mecanismo que se decretó improcedente en julio de 2017, pese al aumento de casos de feminicidio. Al gobierno del Estado de Puebla pidieron que se adopten “con celeridad” medidas “adecuadas y urgentes” para garantizar a las mujeres poblanas. Como tercer punto demandaron que en el caso de la estudiante Irlanda Nava, de la Universidad Iberoamericana Puebla, se adopte una investigación desde una perspectiva de género, agotando todas las líneas posibles de investigación. “La violencia contra las mujeres es una manifestación de la supremacía del poder masculino y refleja una cultura en la que subyace la noción de superioridad masculina e inferioridad femenina. Si bien es responsabilidad de la sociedad evitar toda práctica de discriminación y violencia hacia las mujeres por el solo hecho de serlo, es el Estado quien debe garantizar a las mujeres el pleno ejercicio de sus derechos y prevenir eficazmente la violencia en su contra”, señalaron. Según dieron a conocer medios locales el pasado 13 de marzo, una estudiante de la Universidad Iberoamericana campus Puebla fue golpeada con un ladrillo en la cara, además de sufrir un intento de estrangulamiento y abuso sexual. Los hechos ocurrieron la noche, cuando la estudiante caminaba de regreso a su casa después de haber acudido a un gimnasio ubicado en una zona conocida como “De las Ánimas”.