Ordenan detener a alcaldesa de Tecate por adeudo ya pagado; culpa a Bonilla

miércoles, 21 de octubre de 2020
MEXICALI, B.C. (apro).- Desde las 16 horas de este miércoles, la Fiscalía General del estado implementó un operativo afuera de las instalaciones de la presidencia municipal de Tecate, para detener a la alcaldesa Olga Zulema Adams, por un presunto adeudo a la gasolinera Gasmart. Sin embargo, el pago fue finiquitado ayer. En entrevista con Apro, Zulema Adams explicó que se trata de un adeudo adquirido en 2009, que asciende a 5 millones de pesos, mismos que ayer se liquidaron. Lo que ocurre, dijo, es que el gobernador Jaime Bonilla está utilizando eso “para golpearme políticamente”. El acto es parte de la rencilla generada entre los dos políticos, luego de que la alcaldesa denunció a Bonilla ante el presidente de la República y la dirigencia nacional de Morena. Pese a que el adeudo adquirido por la administración anterior ha sido pagado, agentes de la FGE se encuentran apostados afuera de la presidencia municipal de Tecate para llevarse presa a Zulema Adams. La orden de arresto fue emita por el juez Segundo de Distrito en materia de Amparo y de juicios Federales en el estado. A las siete de la noche, la presidenta municipal dio una breve conferencia de prensa, donde aclaró que los 5 millones --una deuda que no se adquirió en su administración-- se pagaron ayer. El 11 de septiembre se dio un plazo de 24 horas al ayuntamiento de Tecate para que liquidara el adeudo a la empresa Gasmart. Y, debido a que no pagó en ese momento, se emitió la orden de arresto de 12 horas. En mayo pasado, luego de que el ayuntamiento de Tecate sometió a votación la ley local que permite a quienes aspiren a un puesto de elección popular y ocupen un cargo en la actualidad, mantenerse en él, el gobierno de Jaime Bonilla inició un ataque político contra la presidenta municipal. La acusó de no gobernar, de pasar la mayor parte del tiempo en el salón de belleza, e incluso la hizo responsable de la inseguridad pública y dejó entrever que ella protegía a integrantes del crimen organizado. Zulema Adams, quien empezó a recibir amenazas, al igual que sus hijas, denunció a Bonilla ante la Fiscalía General de la República.