Salud

En Chiapas, mil 400 mujeres parieron con la ayuda de parteras en la pandemia

Integrantes del “Movimiento de Parteras Nich Ixim”, exigieron que sean atendidos sus reclamos, pues las políticas públicas en materia de salud no les dan aún la relevancia que tienen en este rol social de la partería.
sábado, 12 de diciembre de 2020

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- En medio de la pandemia, aproximadamente mil 400 mujeres parieron con la ayuda de parteras tradicionales en 30 municipios del estado, por temor a acudir a los centros de salud o porque les fue negado el acceso tras los contagios de covid-19. Una sola partera de Tenejapa atendió unos 300 partos con éxito, sin ninguna muerte materna.

Líderes y voceras de las parteras tradicionales indígenas y no indígenas de 30 municipios de Chiapas, adheridas al “Movimiento de Parteras Nich Ixim”, exigieron hoy a los gobiernos estatal y federal ser vistas, escuchadas y que sean atendidos sus reclamos, pues las políticas públicas en materia de salud no les dan aún la relevancia que tienen en este rol social de la partería.

Recordaron que desde 2016, unas 600 mujeres parteras empezaron a organizarse, cansadas del maltrato, la discriminación, la utilización y la falta de reconocimiento a su trabajo por parte de las instituciones de salud pública estatal y federal.

Tras señalar que fueron las parteras las que estuvieron en la primera línea de atención en Chiapas, durante la pandemia de covid-19, pese a que muchas de ellas son mujeres mayores, destacaron que hubo un incremento muy alto de su labor en los pueblos y las comunidades indígenas y rurales.

En conferencia de prensa, Rosalinda Pérez Robledo, Dora Lucía Méndez Alfonzo, Otila Gómez Morales, Guadalupe López Pérez y Ofelia Pérez Ruiz, señalaron que en el Movimiento registraron de manera preliminar que 217 parteras han atendido mil 397 partos durante la pandemia.

Y un buen ejemplo del trabajo, señalaron, es el de una partera de Tenejapa, pues de enero a noviembre atendió hasta 298 partos de mujeres que llegaron incluso de otros municipios.

“Antes sólo atendía a embarazadas de su localidad. Para ella, su principal preocupación es la dificultad que hay en las comunidades para trasladar a las mujeres que presentan complicaciones en el parto. Ella está orgullosa porque ninguna mujer de las que atiende se ha muerto en sus manos. En todos los registros realizados por el Movimiento, las parteras no hemos tenido ninguna muerte materna”, señalaron.

En los momentos más fuertes de la pandemia, muchos de los servicios de salud en las comunidades quedaron cerrados, y a los que permanecieron abiertos les faltaban medicamentos, métodos de planificación, vacunas y personal de salud, recalcaron.

Y las instituciones de salud y el gobierno no supieron informar bien sobre esta enfermedad, lo que hizo que llegaran muchos rumores y que la gente tuviera miedo. Esto hizo que más mujeres las buscaran para el parto.

“Pero no sólo atendimos embarazos, sino que por nuestros conocimientos de la medicina tradicional fuimos buscadas para atender enfermedades y hasta el covid-19”, dijeron las parteras.

Y por cuenta propia buscaron el material de protección contra el coronavirus, porque la mayoría no recibió nada de las instituciones de salud.

Las integrantes del “Movimiento de Parteras Nich Ixim” denunciaron que las secretarías de Salud a nivel estatal y nacional continúan sin dar respuesta a sus demandas, por lo que exigieron de nueva cuenta que se les respete ejercer la partería de forma libre, desde su cosmovisión, sin que se les condicione ni criminalice.

En tal sentido, demandaron que se respete el derecho de las mujeres a decidir dónde y con quién quieren parir, y si es con ellas que pueda ser en su domicilio o en las casas maternas.

También exigieron una nueva forma de vinculación con el sector salud, “basada en el respeto y la no subordinación de nuestra persona, nuestros conocimientos y prácticas”. Y que los servicios de salud atiendan a las mujeres embarazadas de forma oportuna, respetuosa y no violenta, y que se cumpla el Convenio General de Colaboración Interinstitucional para la Atención de la Emergencia Obstétrica, para que no haya ni una sola mujer que sea rechazada en hospitales.

Además de exigir que las doten de materiales de atención y protección ante el covid-19, solicitaron que la constancia de alumbramiento del Movimiento sea aceptada en todo el territorio chiapaneco y que no se niegue ni un solo certificado de nacimiento cuando el parto sea atendido por ellas.

/cv/

Más de

Comentarios