Yaz, de 7 años, está al borde de la muerte; autoridades de Puebla ignoraron anteriores golpizas

sábado, 29 de agosto de 2020
PUEBLA, Pue. (proceso.com.mx).– Activistas y organizaciones feministas exigen investigar a las autoridades que omitieron actuar ante los antecedentes de violencia doméstica que existían contra la niña Yatziri, de sólo 7 años de edad, quien actualmente se encuentra en el Hospital del IMSS “La Margarita” de esta ciudad, intubada, con un pulmón colapsado y con evidencias de abuso sexual. Antes de este ingreso hospitalario, la pequeña había sido atendida con señales de tortura y maltratos en tres ocasiones; además, su hermanita de sólo 3 años de edad murió en junio por una supuesta broncoaspiración, sin que se abrieran investigaciones al respecto. El caso ha levantado indignación en Puebla, más cuando el personal médico dio testimonio de que la niña al llegar al nosocomio les manifestó su deseo de que esta vez mejor ya no la curen y la dejen morir, para no tener que regresar a sus padres. El 21 de agosto, la niña de 7 años fue ingresada en “La Margarita” por una hemorragia interna por presunta perforación de intestinos, un pulmón dañado a golpes, además tenía huellas de quemaduras hechas con cigarro en manos, brazos y estómago, así como lesiones en el rostro y en la cabeza. Hasta este sábado, el IMSS reporta que la pequeña se encuentra intubada en terapia intensiva y en condiciones de gravedad. El IMSS y el gobernador Miguel Barbosa Huerta se han acusado mutuamente de la omisión que se cometió en el caso de violencia recurrente a la que era sometida esta niña, cuya vida está ahora en riesgo. La activista Verónica Villalvazo, conocida como Frida Guerrera, y agrupaciones como el Frente Feminista Radical Puebla, han reclamado que se investigue a las autoridades responsables que no actuaron en las anteriores ocasiones que Yaz fue a parar al hospital por las evidentes golpizas y abusos a los que era sometida. La activista, acompañada de la titular del DIF de la capital poblana, Mayté Rivera, acudió el jueves a una reunión con autoridades de la Fiscalía General del Estado para reclamar atención a este caso y para pedir que se brinden garantías de seguridad y atención integral a la niña. En un video publicado en sus redes, Frida Guerrera dijo que, si bien la Fiscalía del Estado ya están trabajando y dando atención al caso, los antecedentes de violencia que había desde 2019 contra la pequeña, demuestran que la autoridad fue omisa. “Pero sí tenemos que hacer algo... (sobre) la falta de respuesta que tuvo la Fiscalía del Estado desde el primer momento en que les notificaron que había una pequeña que estaba siendo violentada y esto no fue el mes pasado, esto fue desde el año pasado, y es un tema que claro que vamos a señalar, ubicar y exigir respuesta de quien la tiene que dar, que es el gobernador”, expresó. En tanto que el Frente Feminista Radical Puebla pidió que se finquen responsabilidades contra todos los involucrados que no hicieron algo ante las evidencias de tortura que sufría Yaz. “Todos y cada uno de los involucrados -los abusadores, los médicos que la atendieron y no dieron parte desde el primer ingreso, la Fiscalía siempre omisa- son responsables de la tortura de Yaz”, reclamó la agrupación.

Violencia recurrente

Hay versiones de que fue la madre quien la llevó al hospital, pero que, al ver la gravedad de su estado, ya no se volvió a aparecer. El gobernador Miguel Barbosa Huerta aseguró que una vecina de Yaz fue quien dio información sobre la violencia constante a la que era sometida la menor. El viernes, la Fiscalía General del Estado (FGEP) informó que fueron detenidos los padres de la niña, identificados como Rafael “N” y Alejandra Viridiana “N”, a los cuales se les señala como presuntos responsables de los delitos de violencia familiar y abandono de persona. En un comunicado, la FGEP informó que la niña presentaba síndrome del niño maltratado y múltiples lesiones que ponen en riesgo su vida, además de que tenía infecciones y llagas presuntamente por falta de cuidado luego de que en abril fue operada por daños intestinales. De acuerdo a este reporte, Yaz vivía con su padre en el domicilio de la abuela paterna, pero también convivía con su madre. El gobernador informó en su rueda de prensa que se había emprendido la búsqueda de un tío de la niña, pues se le ubicaba como responsable de violación equiparada en contra de la menor. Igual dio a conocer que se está revisando el caso de la muerte de la hermanita de Yaz, quien falleció hace poco más de un mes en el mismo hospital por una supuesta broncoaspiración. “Se está reabriendo esa carpeta y se está determinando si la broncoaspiración que provocó su muerte tuvo causas como golpes u otras de las cuales también pueden ser responsables los que la tenían bajo su custodia que eran sus padres”, afirmó el mandatario. Personal médico dio a conocer que esta pequeña ya había tenido tres ingresos hospitalarios anteriores con señales de violencia doméstica. Según informes extraoficiales, el primero ocurrió a finales de 2019 y el segundo en marzo, cuando la pequeña fue internada con heridas y golpes. En mayo, Yaz fue atendida por una fascitis necrosante, que es una infección aguda que se presenta por el ingreso de bacterias al organismo a causa de una herida mal cuidada. La activista Frida Guerrera pidió a la Fiscalía no criminalizar a la madre de la niña, pues dijo que existen evidencias que apuntan a que igual podría ser víctima de violencia por parte de Rafael “N”.

Acusaciones mutuas

El IMSS ha asegurado a los medios de comunicación que en este caso, como en todos los que se refieren a menores que presentan huellas de maltrato, se siguieron los protocolos establecidos para dar parte a la Fiscalía General del Estado. Sin embargo, el gobernador Barbosa Huerta acusó al hospital La Margarita de no haber reportado ante las autoridades estatales las anteriores ocasiones que la niña había sido ingresada con huellas de maltrato y abuso por parte de sus familiares. “Qué diga el IMSS a quién le dio informe, no lo sé, a nosotros, no… que diga a quién le dio el informe y por escrito, que diga cómo le dio el informe y a qué autoridad, así son las cosas. A nosotros, no”, sostuvo el mandatario poblano. La delegación estatal anunció que emitiría un comunicado sobre este caso, pero hasta esta tarde no había ningún pronunciamiento al respecto.