Descubren en Alemania proteína capaz de frenar el Sida

miércoles, 22 de diciembre de 2010

MÉXICO, DF, 22 de diciembre (apro).- Un equipo de científicos alemanes descubrió una proteína que evita que el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) se una a la célula humana, lo que podría constituir una nueva base para el desarrollo de una terapia contra el sida, según un artículo publicado en la revista especializada Science Translational Medicine.
De acuerdo con un despacho de la agencia DPA, Reinhold E. Schmidt, de la Universidad de Medicina de Hannover (MHH), anunció que el hallazgo del péptido VIR- 576 “es un principio efectivo para una terapia nueva, que esperamos tenga pocos efectos secundarios”.
Los especialistas, que probaron la proteína en 18 infectados con VIH, esperan obtener también avances en la lucha contra otras enfermedades virales, como el sarampión, la hepatitis C y el ébola.
Existen medicamentos que evitan la fusión del VIH con la célula humana, pero éstos tienen efecto sobre o en las células humanas.
“Debido a que nuestro péptido actúa directamente sobre el virus en lugar de la célula, hay determinados efectos secundarios que no pueden aparecer”, explicó Schmidt.
Además, la probabilidad de aparición de resistencia es menor que con los medicamentos usados hasta ahora para el tratamiento de la infección con el VIH, porque el VIR-576 se une a un fragmento del virus, que es muy constante.
Desde mediados de los noventa, existen medicamentos muy efectivos que evitan la multiplicación del VIH y reducen la carga viral, haciendo que la persona infectada pueda tener una expectativa de vida casi normal, si bien siguen existiendo riesgos de complicaciones.
En su estudio, los investigadores comprobaron la efectividad de altas dosis de VIR-576 y sólo se registraron leves efectos secundarios, como diarrea. Sin embargo, la sustancia tiene que ser administrada como infusión, lo que es impracticable para terapia a largo plazo.
“Nuestro objetivo es desarrollar una molécula, que pueda ser administrada en píldora”, explicó Schmidt. Empero la aprobación del medicamento podría demorar aún varios años.