Huele a derrota: los cárteles mexicanos consolidan su presencia en EU

sábado, 1 de octubre de 2011
Las cifras que aporta un diagnóstico del Departamento de Justicia de Estados Unidos contradicen el discurso del presidente Barack Obama, quien insiste en que se va ganando la lucha contra el tráfico de drogas en su país. El informe apunta a lo contrario. Destaca que en poco tiempo consolidarán su poderío las organizaciones mexicanas del narcotráfico que operan en EU y estima que el costo que la sociedad estadunidense paga por el consumo de drogas asciende a más de 200 mil millones de dólares al año WASHINGTON.- En su diagnóstico sobre la presencia de los cárteles mexicanos en Estados Unidos, el gobierno de Barack Obama asegura que éstos seguirán dominando el tráfico de drogas al mayoreo y es previsible que en el futuro consoliden sus posiciones mediante la colaboración con pandillas locales. “De los siete principales cárteles mexicanos –Sinaloa, Los Zetas, Golfo, Juárez, Beltrán Leyva, La Familia Michoacana y Tijuana– el de Sinaloa es el más prominente porque sus integrantes trafican las principales drogas ilícitas que se consumen y porque su amplia red de distribución las lleva a todas las regiones del país”, indica la Evaluación Nacional sobre la Amenaza de las Drogas 2011 (NDTA) que dio a conocer hace unos días el Departamento de Justicia. El reporte de 65 páginas, cuya copia tiene Proceso, destaca un dato más preocupante: en sólo dos años creció más de 500% la presencia de los cárteles mexicanos en Estados Unidos. Y precisa: “Las organizaciones trasnacionales del crimen (OTC) asentadas en México estaban operando en más de mil ciudades estadunidenses durante 2009 y 2010”. La NDTA correspondiente a 2008 reveló que ese año los cárteles mexicanos tenían presencia en unas 200 ciudades (Proceso 1649). Las conclusiones y datos del último reporte (que incluyen gráficas, mapas y estadísticas) sobre la amenaza de las drogas en Estados Unidos contradicen a Obama, pues el mandatario insiste en que se está ganando la lucha contra el narcotráfico y sigue a la baja el consumo de estupefacientes. (Extracto del reportaje que se publica esta semana en la edición 1822 de la revista Proceso, ya en circulación)

Comentarios