Azcárraga y los escollos de su expansión europea

miércoles, 23 de febrero de 2011

La expansión de Televisa en Europa enfrenta muchos escollos. Entre ellos su incapacidad para fusionar el canal de televisión La Sexta –del que posee 40.5%– con otros grupos multimedia a fin de hacer frente a la feroz competencia que ya se perfila entre las cadenas de televisión en España. Ante la perspectiva de bajos rendimientos en su inversión, la empresa de Emilio Azcárraga Jean enfrenta un dilema: insistir en la fusión o deshacerse de su participación accionaria en la empresa a la que está asociada.

MADRID, 23 de febrero (Proceso).- Al Grupo Televisa le preocupa la rentabilidad de su participación accionaria de 40.5% en La Sexta, cadena de televisión abierta en España, y sus esfuerzos para garantizarla no han dado frutos.

Hasta hace unas semanas, Emilio Azcárraga Jean aún abrigaba la esperanza de convencer a sus socios españoles de fusionarse con Antena 3 Televisión, para conformar un grupo solvente y capaz de enfrentar los retos que el mercado publicitario impone a los consorcios televisivos en España.

Todo indica que la competencia será feroz. En diciembre pasado se concretó la fusión de dos televisoras: Cuatro, del Grupo Prisa, y Telecinco, de Mediaset.

En el Foro Nueva Comunicación, realizado en la capital española el martes 8, José Manuel Lara Bosch, propietario del grupo editorial Planeta y presidente de Antena 3 Televisión, criticó la falta de acuerdo al interior de La Sexta para alcanzar esa fusión.

Mencionó que las negociaciones avanzaron e incluso en la primera reunión se planteó cómo quedaría la distribución accionaria: “Se cerró la ecuación del cambio y eso suele ser lo último que se cierra”.

Parecía que todo estaba listo para el acuerdo “pero a partir de ahí se ha acabado discutiendo de temas muy menores y tengo la sensación de que los han introducido sectores que no están con ganas de acuerdo”, indicó.

Consciente de que la fusión de Cuatro con Telecinco coloca a La Sexta en desventaja, Lara Bosch expuso que mantiene su disposición para suscribir una alianza, siempre y cuando sea “una fórmula en la que al final quede una sola empresa con una gestión empresarial y un plan estratégico claro, sin parcelas y cotos que compliquen la gestión”.

El martes 1 el diario electrónico El Confidencial reveló que en octubre pasado José Miguel Contreras, consejero delegado de La Sexta, le comunicó a Azcárraga Jean que un sector de los inversionistas se negaba a realizar la fusión.

¿A qué se debe que los socios españoles de Televisa se oponen a una negociación que podría ser provechosa?

El periodista Pascual Serrano dice en entrevista que “quizá Jaume Roures –inversionista emblemático de La Sexta– tendrá un prurito ideológico ante esa fusión”. Añade que este empresario de la comunicación fue un activo dirigente trotskista en Cataluña.

Además, menciona que, en diciembre de 2007, El País publicó que La Sexta fue acusada de ser un medio afín al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Se dijo que el mandatario le entregó la concesión porque algunos de sus accionistas eran “amigos” y socios de Miguel Barroso, cuando éste aún era secretario de Comunicación.

Otra de las razones para explicar la negativa sería que “Roures piensa que la fusión le puede significar perder más dinero, o que puede conseguir determinados beneficios manteniéndose con la influencia política e ideológica de La Sexta, en vez de dar su brazo a torcer”, plantea Serrano, autor del libro Traficantes de información. La historia oculta de los grupos de comunicación españoles.

Y precisa: “Es cierto que las líneas editoriales de La Sexta y Antena 3 son muy diferentes; baste decir que la directora de Servicios Informativos de Antena 3, Gloria Lomana, es esposa de Joseph Piqué, ministro de Industria durante el gobierno de José María Aznar y actual presidente de la aerolínea Vueling.

Sin embargo, el especialista en medios asegura que “la fusión es inevitable. Eso es lo que confirma que el mercado es incompatible con la competencia”.

Explica: “Es curioso, pero la ampliación del espectro radioeléctrico, que permite más canales en España en la medida en que se pasó del sistema analógico al digital (Televisión Digital Terrestre), a final de cuentas no servirá para aumentar la oferta televisiva. Ello a pesar de que tecnológicamente hay capacidad, porque no existe mercado publicitario para todos.

“Los oligopolios siempre decían que gracias a los mercados se podía permitir la competencia; finalmente, en el caso de la TV son los mercados los que la impiden porque el pastel publicitario no da para todos. Entonces es el mercado publicitario el que va a definir la fusión que se dará.”

 

Los dineros de Televisa

 

Una especialista en televisión española explica al corresponsal que tras el desembolso de mil 200 millones de dólares en Univisión, Televisa necesitaba rentabilizar su negocio en España. No obstante, su apuesta se ha topado con múltiples escollos. La televisora inició transmisiones el 27 de marzo de 2006.

Para obtener 40.5% de participación en La Sexta, el consorcio de Azcárraga tuvo que aportar 251.6 millones de euros. Este es el desglose: 105.6 millones en 2006; 65.9 en 2007; 44.4 en 2008, y 35.7 millones en 2009. Los montos y las fechas están contenidos en el informe 2009 de la empresa enviado al regulador de valores estadunidense Securities and Exchange Commission (SEC).

El diario digital El Confidencial reveló en junio pasado que, de acuerdo con datos proporcionados por la SEC, en el primer semestre de 2010 Televisa, en su calidad de socio financiero, le prestó a La Sexta 21.5 millones de euros.

Entre los socios de Televisa en La Sexta se encuentran Gala Capital Partners, firma de capital de riesgo donde confluyen multimillonarios como Alicia Koplowitz o George Soros, quienes poseen alrededor de 9% del capital.

Asimismo, el 50.5% restante está en manos del Grupo Audiovisual de Medios de Producción (GAMP), integrado por un grupo de productores audiovisuales españoles, como Imagina Media Audiovisual, de Jaume Roures, (Mediapro y Grupo Árbol), El Terrat, Bainet y BBK.

En enero pasado, Rafael Carabias Príncipe volvió a España, por instrucciones de Azcárraga, para buscar una fórmula que justifique la inversión. Una fuente cercana a la televisora española comentó que una de las medidas para lograrlo podría incluir la venta de su participación en La Sexta.

Este tamaulipeco, quien durante más de ocho años ha fungido como vicepresidente de Administración Corporativa de Televisa, fue representante de ese consorcio en la televisora española, donde ocupó la dirección financiera, aun meses antes de que iniciara transmisiones.

Contador público egresado de la Universidad La Salle, Carabias ha tenido vínculos con fondos de inversión, Banco del Sureste, Inverlat y Wall Mart México. Además, fue socio de auditoría de PricewaterhouseCoopers.

A mediados de 2010 decidió jubilarse. Ello coincidió con negociaciones aparentemente bien encaminadas con Antena 3. Luego de que éstas fracasaron, Televisa sacó de la comodidad de su retiro a este operador financiero y lo hizo regresar a España, para buscar comprador a su participación, aseguró El Confidencial, el martes 8.

“Dentro de las posibilidades que han tenido en una empresa en la que no representan a la mayoría, él es el único de los mexicanos que tiene un conocimiento realista de las cuentas de La Sexta. Es normal que sea él quien estudie una posible desinversión”, comentó al diario digital una fuente próxima a Televisa.

“No sólo analizará las diferentes alternativas para Televisa, sino que ayudará a diseñar el nuevo business plan de la compañía para los próximos tres años”, añadió.

 

Apuntalamiento

 

Sin embargo, Televisa anunció que sostiene negociaciones con varias empresas en España a fin de establecer con ellas alguna sociedad de su filial La Sexta, publicó CNN Expansión.com el 28 de enero pasado.

“Hemos estado platicando con diferentes jugadores del mercado español para fusionar a La Sexta con ellos. La idea es lograr una participación más sólida formando parte de un grupo más grande que pueda competir de una manera eficiente”, dijo una fuente de Televisa a CNN Expansión.com. Pero aclaró que aún no se ha concretado ningún acuerdo.

Este sitio electrónico difundió comentarios de Manuel Jiménez, subdirector de análisis de Ixe Casa de Bolsa, quien planteó que “sería muy positivo si lograran aumentar su participación de mercado en España, tomando una mejor posición; pese a la situación económica de ese país, se trata de un mercado atractivo”.

Un especialista del sector de medios difiere de Jiménez al indicar que sería positivo que Televisa vendiera su participación en La Sexta. “Se trata de un momento en que no le vendría mal hacerse de liquidez, pues acaba de hacer una compra fuerte como la de Univisión”.

Por otra parte, un consultor comenta al corresponsal que Televisa considera la posibilidad de venderle su participación en La Sexta a un banco de negocios de Qatar. Sin embargo, explica, es difícil que alguien compre 40% de acciones de un grupo televisivo en el que no tiene control alguno sobre la gestión.

En el verano de 2009, Carabias encabezó una negociación con el grupo Prisa, cuando se negoció la posibilidad de integrar La Sexta con Cuatro. Con el propósito de apuntalar esas negociaciones, Televisa envió a José Bastón, vicepresidente de Televisión y Contenidos, para presionar con sus socios de Imagina a fin de lograr 60% del holding resultante de la fusión. El problema fue que Prisa pretendía quedarse con el mismo porcentaje del nuevo conglomerado y las negociaciones se congelaron.

Hasta el cierre de esta edición, el área de comunicación de La Sexta no respondió a la petición de entrevista hecha por este semanario. l

 

 

Comentarios