"No", filme sobre la caída de Pinochet

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Inspirado en la obra teatral Plebiscito del escritor Antonio Skármeta, llega a México el largometraje No del director chileno Pablo Larraín después de ser reconocido internacionalmente en varios países como Francia, donde obtuvo el premio de la Quincena de Realizadores en el Festival de Cannes este año. "Ha sido una sorpresa muy grata que guste la historia”, expresa Larraín telefónicamente desde Chile, quien para concretar su película trabajó durante cuatro años. En cuanto lo invitaron al proyecto incitó al guionista Pedro Peirano para comenzarlo también al lado de Skármeta, a quien según el realizador, “también le gustó mucho No.” A Larraín lo impulsó y fascinó la idea de recrear el último año del dictador militar Augusto Pinochet como presidente, pues “me pareció una gran oportunidad narrar esta historia a la gente joven y al mundo”. No inaugura el décimo Festival Internacional de Cine de Morelia, y estrenará en cines el 9 de noviembre. La cinta muestra cómo se realizó la campaña para revocar el mandato de Pinochet, tras éste verse presionado por la comunidad internacional a convocar un plebiscito ciudadano en torno a su permanencia en el poder el 5 de octubre de 1988. Los líderes de la oposición persuaden a un atrevido y joven creativo de publicidad, René Saavedra (protagonizado en No por el mexicano Gael García Bernal), para que encabece su campaña. Con recursos limitados y bajo constante escrutinio de los vigilantes del déspota, Saavedra y su equipo conciben un audaz plan para ganar la elección y liberar a su país de la opresión. Se le pregunta si cree que después de la salida de Pinochet la situación de Chile mejoró. Escueto, el cineasta sólo responde: “Se utilizó el eslogan ‘Chile, la alegría ya viene’. Pero la campaña nunca planteó una alegría eterna… Sólo ganarle a Pinochet.” De 36 años, Pablo Larraín es hijo de Hernán Larraín, senador y presidente de la UDI, y de Magdalena Matte, exministra de Vivienda y Urbanismo en el gobierno de Sebastián Piñera. Estudió comunicación audiovisual en la Universidad de Artes, Ciencias y Comunicación. En 2011 debutó como director de la serie televisiva Prófugos. –¿Cómo recibieron los jóvenes chilenos la película? –Muy bien. Cuando aparece Pinochet se ríen, aquellos que nacieron en el 87 y 88 no lo ven como un villano, sino como un señor sacado de un cómic. Ven a este militar completamente lejano. Esta parte de Chile parece muy conocida; pero en realidad, cómo se fraguó la franja del “no” a Pinochet es una trama desconocida. Realizador también de Fuga, Tony Manero y Post mortem, Larraín señala que el largo fue un trabajo conjunto “de un grupo muy creativo y con mucho vínculo entre todos”. –¿Cómo es que se escogió al mexicano Gael García Bernal? –Vimos a un gran actor, con un talento extraordinario, y Canana son nuestros socios. Se comprometió mucho con el proyecto y cuenta con un reconocimiento a nivel internacional. Sony Pictures Classic adquirió los derechos para distribuir en Estados Unidos el filme No, una coproducción de Chile, México y Estados Unidos.

Comentarios