"Lucran con el Centro Cultural San Ángel", acusan vecinos

jueves, 9 de mayo de 2013
Tras serle prohibida la entrada en el Centro Cultural San Ángel (CCSA), integrantes del Patronato San Ángel A.C., acusan al delegado anterior de Álvaro Obregón, Eduardo Santillán, y al actual, Leonel Luna, de permitir el lucro con el inmueble, así como al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) por no estar al tanto de las modificaciones del recinto demarcado dentro de un perímetro histórico. MÉXICO, D.F. (Proceso).- El Centro Cultural San Ángel debe cumplir con su labor social”, exige Josefina MacGregor, vecina de San Ángel y vicepresidenta desde 2004 del Patronato San Ángel A.C., y entera a Proceso de una serie de actividades que consideran ajenas al centro desde 2011, cuando un grupo de maestros y alumnos de talleres se reunieron con miembros de la asociación: “Ese año un grupo de profesores y alumnos se acercó a nosotros para comentarnos que Jorge Ortiz de Pinedo se había apalabrado con el entonces delegado Eduardo Santillán y al centro lo estaban acaparando, casi privatizando, despidiendo gente. Y aunque mandamos varios escritos no tuvimos respuesta, hasta que un día amaneció cerrado por remodelación. Buscamos hasta al INAH para saber si estaban al pendiente de eso y dijeron desconocer el asunto.” Con inversiones de 6 millones de pesos, el CCSA reabrió sus puertas en abril de 2012, después de cuatro meses de trabajos de remodelación. Santillán dijo que informó a los medios que los trabajos incluyeron una remodelación integral desde butacas, isóptica, audio y escenario, reabriendo sus puertas con la obra La tempestad, de William Shakespeare, en el teatro Ignacio López Tarso, donde este primer actor realizó el papel protagónico. Susana Kanahuati, también integrante del patronato, explica de la búsqueda al INAH para conocer sobre el tema: “Desde que iniciaron las remodelaciones no dejaron entrar al INAH, y nosotros lo que buscamos era que nos respondiera; pero no actuó como debería, no fue perseverante ni protector de inmuebles, ni siquiera porque hay un decreto presidencial de por medio en la zona, dentro de un perímetro histórico”. Kanahuati se refiere al decreto emitido durante el sexenio de Miguel de la Madrid, donde delimita el Perímetro A y B como Zona Histórica; el CCSA, que data de finales del siglo XIX y principios del XX, se ubica dentro del primero. Menciona el artículo quinto que “las construcciones que se hagan en la zona de monumentos históricos de la delegación Villa Álvaro Obregón, Distrito Federal, se sujetarán a las condiciones establecidas en las disposiciones aplicables, y en todo caso cualquier obra de construcción, restauración o conservación en la zona de monumentos históricos deberá realizarse previa solicitud del particular ante el INAH… Corresponde a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología intervenir, de acuerdo con la ley de la materia, en los casos de obras a realizarse en dicha zona, en los inmuebles de propiedad federal.” Y en el sexto, “corresponde al INAH vigilar el cumplimiento de lo ordenado por este decreto, en los términos de las disposiciones aplicables”. El CCSA está considerado, dentro del Programa de Desarrollo Urbano 2011 de la delegación con el número catastral 054_207_05. Por medio de la Dirección de Medios de Comunicación del instituto, la arquitecta Ana María Lara Gutiérrez, directora de Licencias e Inspecciones del Catálogo Nacional de Monumentos Históricos, respondió por escrito: “Con fecha 25 de enero de 2012, se otorgó la autorización No. 033/12 a la delegación Álvaro Obregón, a través de la cual se aprobó la realización del proyecto de intervención para llevar a cabo trabajos de reacondicionamiento del foro consistentes en: sustitución de plafones, construcción de rampas y acondicionamiento de baños para personas con capacidades diferentes, colocación de muros de tablaroca y yeso, así como aplicación de pintura al interior del inmueble, sin afectar elementos estructurales. Mencionan que la realización de dichos trabajos estuvo sujeta a los cambios y ajustes que durante el proceso de obra indicó el arquitecto Sergio Cid del Prado Mora, así como personal técnico adscrito a esa dirección y encargado de llevar a cabo la supervisión de los mismos. Para el INAH, está considerado como monumento histórico por determinación de ley, de acuerdo al artículo 36 fracción I de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, y se encuentra incluido en el Catálogo nacional de monumentos históricos inmuebles del INAH con ficha 090011890053.   El delegado y Ortiz de Pinedo   MacGregor alude que después de la remodelación, miembros del patronato –fundado desde hace 20 años– quisieron entrar al Centro Cultural San Ángel (CCSA), donde solían realizar reuniones vecinales desde 2008 e incluso han organizado juntas con integrantes de la Secretaría de Seguridad Pública y propuestas sobre seguridad en la zona, pero ya no los dejaron entrar. “Nos dicen que ya no está a nuestra disposición, y de pronto vemos una inauguración de un espectáculo de Jorge Ortiz de Pinedo. Nos enteramos de que invirtió dinero en la remodelación, pero el CCSA no puede tener fines de lucro. “Ya no pasamos y se dejaron de hacer actividades alternas ahí, lo denunciamos a la contraloría y no hemos tenido respuesta. Eso inició con el delegado Santillán y a la fecha Leonel Luna tampoco nos ha contestado, ¿cuál es el punto? ¿Ahora son oficinas privadas de un señor de Televisa? La única contestación de Luna ha sido de palabra con ‘nos vemos en la oficina’; pero la obligación es que si les enviamos un escrito, que nos respondan por escrito, cosa que no han hecho.” –¿Qué es lo que ustedes solicitan al delegado de manera concreta? –Nuestra petición es que el CCSA cumpla con su labor social. Es un edificio público con fines sociales que ahora sólo se dedica a la explotación de un teatro, no sólo hemos pedido respuesta a la delegación sobre esto, sino de otros casos, como la obra irregular en calle Arturo 16, ahí hay una construcción de 11 metros, cuando lo permitido son siete; y de otras obras irregulares, como las de Cerrada de Magnolia 39 y Cerrada de Diego Rivera, sin número, esquina con Santa Catarina. Por su parte Leonel Luna Estrada, delegado de Álvaro Obregón desde octubre de 2012, cuando inició su gestión, admitió que Jorge Ortiz de Pinedo realizó una inversión con relación al recinto cultural, sin decir cifras pues carecen de ellas, dijo: “En la administración pasada hicieron un convenio con una empresa representada por Jorge Ortiz de Pinedo, donde, sin ningún documento, hubo un acuerdo de invertir en la remodelación del teatro y centro cultural, la delegación lo otorgaba para hacer obras de teatro, pero cuando llegamos nosotros en octubre del año pasado citamos a Ortiz de Pinedo.” El actor les manifestó que no existía ningún convenio “más que de palabra”; por lo que le aclararon que esa situación no podía seguir, pues “había que ajustarse a lo que marca la gaceta por la renta del espacio, él accedió y desde entonces ha estado cumpliendo por el monto de la renta de teatro para la presentación de obras”. Luna Estrada se deslindó del anterior delegado, desconociendo los términos con que Ortiz de Pinedo pactó, negando tener recibos o comprobantes de la administración anterior. –¿Respecto a que impidieron entrar a los vecinos al CCSA para sus juntas? Integrantes del patronato se quejan de no haber recibido respuesta. “Eso fue en la administración anterior, en la actual no han solicitado ni formal o informalmente ese espacio, que está abierto a todo el público, vecinos y comité ciudadano de San Ángel, a todos. Y respecto de las obras, suponen que son irregulares sin conocer muchas veces los expedientes; lo cierto es que ignoran el trámite, si es regular o irregular, sin conocer el expediente, y de pronto la responsabilidad la tiene la delegación y llegan a suponer que (ésta) otorga los permisos, porque anteriormente así era. “Los integrantes del patronato han ido y conocen con precisión el tema de esas obras y otras más, pero siempre hay ese fantasma de que todo es irregular y no es cierto, hay normas de vialidad y uso de suelo y la gente tiene que cumplir con los requisitos, y si se cumplen se sigue. "Hemos tenido una serie de reuniones semanales con el presidente del patronato, Ignacio Morales Lechuga, y de igual forma con Josefina MacGregor, la última hace unas seis semanas”, finalizó el delegado. A su vez, el actor y productor Jorge Ortiz de Pinedo fue entrevistado en vísperas de la presentación de la obra Éxito a cualquier precio (adaptación de la puesta en Broadway de David Mamet con Héctor Bonilla, Bruno Bichir, Juan Carlos Colombo, Julio Bracho y Patricio Castillo), que recientemente estrenó el López Tarso del CCSA. Famoso por su caracterización televisiva en la serie El doctor Cándido Pérez y La escuelita en el Canal de las Estrellas, Ortiz de Pinedo asegura desconocer el problema con los vecinos: “No sé por qué dicen eso, yo sé que hay un administrador que maneja el CCSA y, en efecto, es un espacio que está hecho para la comunidad. Yo creo que no se han organizado bien, porque se presentan espectáculos de todo tipo y actividades, lo que vale la pena es tener un lugar adecuado. La tristeza es que un centro cultural se vuelva un centro social, no hay que confundir porque por eso es cultural y se tienen que presentar cosas acorde a lo que es. Cabe mencionar que Ortiz de Pinedo estuvo el pasado 25 de abril como invitado de honor en la presentación del Consejo de Fomento y Desarrollo Cultural y la Agenda Cultural del Gobierno del DF, donde Miguel Ángel Mancera agradeció por su presencia así como la de otros artistas, delegados y figuras de instituciones culturales, como Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Finaliza Ortiz de Pinedo: “La gente del Patronato de San Ángel debería de estar contenta de que ese lugar se rescató. Estaba sucio, abandonado, con paredes cuarteadas, los plafones del techo no existían, luces casi nulas para exposiciones. Los eventos que se hacen se programan conforme la gente los pide. Yo pago por hacer una función, me imagino que la gente paga por hacer una reunión, o llegan a un acuerdo y la delegación lo da gratuito ahí… No lo sé, yo no soy parte de la administración”., Mientras, la puesta de Éxito a cualquier precio, producida por Jorge y Pedro Ortiz de Pinedo, se estrenó desde el 19 de marzo con funciones en viernes, sábado y domingo, y con temporada anunciada hasta junio próximo.

Comentarios