Presenta Proceso número especial sobre sectas en la FIL Monterrey

domingo, 12 de octubre de 2014
MONTERREY, N.L. (proceso.com.mx).- Los periodistas de Proceso Juan Pablo Proal y Alejandro Pérez presentaron hoy la edición especial de Sectas, en la que analizan el fenómeno de las agrupaciones que fraudulentamente se ocultan en la religión para delinquir. Como parte de las actividades de la XXIV Feria Internacional del Libro de Monterrey, los comunicadores expusieron detalles de la publicación, que exhibe las denominadas sectas destructivas, por su naturaleza perniciosa y su tendencia a incurrir en excesos. En la sala 101 de Cintermex, donde es celebrada la cita cultural organizada por el Tecnológico de Monterrey, Proal Mantilla expuso que actualmente hay unas 8 mil asociaciones religiosas registradas ante la Secretaría de Gobernación. Algunas de estas organizaciones, y otras que permanecen en el anonimato, operan para explotar a sus seguidores que, contrario a lo que podría creerse, son personas productivas, ciudadanos funcionales, que aceptan ser embaucados por voluntad, dijo. Aclaró que en esta edición, la número 47 de los especiales, Proceso fue cuidadoso al no señalar a ninguna agrupación religiosa o pararreligiosa, por sus cuestiones de dogmas o credos, pues cada quien es libre de profesar la creencia deseada. En este número especial son analizadas las agrupaciones que abusan de sus prosélitos, dijo. “Hay que aclarar que en nombre de la religión también se han cometido delitos pavorosos a lo largo de la historia de la humanidad. Este número habla de delitos y abusos, crímenes que se cometen en las agrupaciones religiosas, denominadas sectas destructivas”, aclaró Proal, quien es editor de la página proceso.com.mx. Recordó el caso de la secta Defensores de Cristo, sin registro ante la Segob, cuyos líderes detenidos y acusados incurrieron en lavado de dinero, reducción a la servidumbre, abuso sexual contra menores, asociación delictiva, fraude y exigir la de realización de trabajos forzados. “Esta organización se promovía en Internet y ofrecía enseñar poderes, como atravesar las paredes, curar el VIH, el cáncer, que la gente pudiera estar en varios lugares a la vez. Los abogados defensores con los que hablé me dijeron que la ley que regula las religiones en el país no sirve para estos tiempos de Internet y de tanta apertura, ni siquiera para vigilar”, señaló. Proal explicó que actualmente no existe un registro de sectas destructivas porque las autoridades no han establecido, aún, que es una agrupación que se ciña a la definición. Por su parte, Alejandro Pérez Utrera, quien editó el número de Sectas, encomió el trabajo de los reporteros que mantuvieron la línea tradicional de Proceso, combativos frente al poder, libres para investigar temáticas difíciles, y precisos en el acopio y publicación de datos. “Aprovecho para felicitar a Juan Pablo por este trabajo que es valiente. Existe la máxima en México de que hay tres poderes que se creían intocables: el Ejército, la Iglesia y la Virgen de Guadalupe. Es muy grato ver cómo Juan Pablo, no sólo desde su ámbito de interés, sino con una visión editorialmente atrevida, se lanzó a la tarea de concebir esta edición y coordinar el equipo de investigación, que dio como resultado esto que van a leer”, dijo el periodista, quien es coordinador del departamento de Edición y Corrección de Proceso. Sectas es un trabajo que abre con el ensayo Tolerancia y libertad religiosa, de Bernardo Barranco V. El primer apartado de la edición se refiere a los Empresarios de la fe, con textos titulados: Devoradoras de vidas, de Mathieu Tourliere; Testimonios del oprobio; Engaños truculencias y abusos; y Las sectas destructivas, de Juan Pablo Proal. El siguiente capítulo se refiere a Los salvadores, y contiene los reportajes: La Luz del Mundo: fanatismo y ostento material, de Alberto Osorio, Anna Lozano y Gloria Reza; Temor en la Ciudad Divina, de Francisco Castellanos y Rodrigo Vera; Súper poderes en venta, de Proal; y Prosperidad del Anticristo, de Juan Carlos Cruz Vargas. El episodio de Los sanadores, incluye los textos Ya no sufra, pague…, de Cruz Vargas; La solapada intolerancia, de Gabriela Hernández; Dios está en la TV, de Jenaro Villamil; De factura tabasqueña, de Armando Guzmán y Verónica Espinosa; y Con la fe, hasta la muerte, de Espinosa. Cierra el especial con Los misioneros, que presenta los reportajes: Santa explotación en el platanar, de Isaín Mandujano; Filosofía del engaño, de Tourliere; y La secta del calderonismo, y Tráfico de infantes, de Arturo Rodríguez García.

Comentarios