Julia Carabias: Así me secuestraron

El reciente secuestro de la exsecretaria de Medio Ambiente Julia Carabias en la selva chiapaneca se inscribe en un contexto de viejos conflictos sociales, agrarios y ambientales, específicamente en la Reserva de la Biosfera de Montes Azules, que se agudizaron en los últimos años. En entrevista con Proceso, la investigadora narra las vicisitudes de su plagio, que ha sido puesto en duda sobre todo por grupos defensores de los asentamientos irregulares en la zona, los cuales recelan del trabajo que la bióloga y su equipo de Natura Mexicana realizan ahí. Si bien la académica evita señalar a posibles sospechosos de su secuestro, descarta que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional esté implicado. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Un sonido metálico pero apagado, como el de un objeto grande golpeando el mosquitero-pared del dormitorio de la Estación Ambiental Chajul IV, sustrajo a Julia Carabias Lillo de su sueño. La exsecretaria de Medio Ambiente intentó adaptar su visión a la oscuridad cuando la puerta de acceso a las instalaciones de este centro sucumbió ante una embestida estruendosa. Tan pronto se puso en pie quedó encandilada por una lámpara enfocada a su rostro que apenas le permitió ver dos siluetas apuntándole con armas largas. Entonces gritó… Eran como las dos de la madrugada del pasado lunes 28 de abril. La bióloga quería que la escucharan los tres estudiantes que la acompañaban ahí. Una chica fue encañonada y otro joven se mantuvo oculto en un módulo contiguo, aunque presenció la escena. Carabias temía que, acostumbrados a que ella salía de la estación sola y muy temprano, los estudiantes no se percataran de lo que estaba ocurriendo. Así pasó con la tercera joven, que realiza su servicio social: permaneció dormida. La académica universitaria se esforzaba por conservar la calma cuando escuchó cómo desgarraban el mosquitero; segundos después, el cañón de un revólver se le acercó a la espalda. “¡Somos del EZLN y tenemos órdenes de llevarla con nuestros jefes!”, exclamó uno de los sujetos, encapuchado, que irrumpieron en la estación... Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1963 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios