Argentina-México, puente de la efedrina

jueves, 31 de julio de 2014

BUENOS AIRES (Proceso).- La juez federal argentina María Servini de Cubría abrió un proceso el viernes 18 contra José Ramón Granero, extitular de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), por su presunta complicidad en el tráfico de efedrina.

La juez acusa al funcionario de ser “partícipe necesario del delito de haber introducido al país materias primas destinadas a la fabricación de estupefacientes, habiendo efectuado una presentación correcta ante la aduana y alterando posteriormente su destino de uso”, según obra en el auto de procesamiento.

Granero fue designado en 2004 por el entonces presidente Néstor Kirchner y siguió en el cargo durante el primer mandato de Cristina Fernández, entre 2007 y 2011.

La industria farmacéutica local usa efedrina para elaborar analgésicos, descongestivos nasales, medicamentos oftalmológicos y pastillas para adelgazar. El Departamento de Psicotrópicos y Estupefacientes de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica informó a la juez que 156 kilogramos de efedrina alcanzan para cubrir anualmente las necesidades médicas de Argentina. Entre 2004 y 2008, sin embargo, la importación de efedrina desde India y China superó las 47 toneladas, consignando un crecimiento de mil 653%.

“No fue casual ni un descuido lo que aconteció con los volúmenes de importación de efedrina”, consigna la juez en el auto de procesamiento: “La real y única problemática es una operación de narcotráfico internacional”, define. Los cárteles usan la efedrina como precursor químico para la elaboración de drogas sintéticas.

Servini relaciona la importación “desmesurada” de efedrina hacia Argentina con las restricciones que México impuso en 2005 para la importación de ese precursor y la necesidad de los cárteles mexicanos de proveerse en otros países. “Quedó ampliamente demostrado en distintos procesos judiciales que las importaciones al país de efedrina tenían como último destino la República de México, ya sea como materia prima en sí o ya producida la metanfetamina”, sostiene el auto de procesamiento... Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1969 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios